ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El lunes empiezo por Patricia Ramírez

¿Eres una lata de conservas o una persona?

Plan de acción: al traste con el etiquetado de personas

¿Eres una lata de conservas o una persona?
Patricia Ramírez el

¿Te suena esta frase? «El lunes empiezo» es una de las frases más repetidas. Es una declaración de principios, es la expresión de un deseo, o de muchos, que no siempre conseguimos transformar en realidad. «El lunes empiezo» puede ser hasta un autoengaño, la manera de calmar la ansiedad, la pena y la frustración que se generan cuando no hemos sido capaces durante la semana anterior de cumplir con nuestros planes.

Planes hay de todo tipo, personales, profesionales, sociales, familiares. Fantasear con un estilo de vida mejor, con un trabajo más motivador, con unas relaciones personales que nos hagan disfrutar, con esa relación de pareja cargada de amor y romanticismo, puede hacernos sentir mejor. Pero fantasear no convierte nuestros deseos y sueños en realidad. Así que en «El lunes empiezo» vamos a caminar de la mano, vamos a aprender no «el qué» sino «el cómo», porque si no aprendemos cómo transformar el deseo en logro, lo normal es que cada vez nos sintamos más frustrados. La idea de empezar de nuevo y poder volver a caer, a fallar, lleva a mucha gente a no querer implicarse más y tirar la toalla antes de empezar.

Hoy te propongo un paso previo a cualquier plan de acción que quieras llevar a cabo. Se titula «al traste con el etiquetado». ¿Tú eres una lata de conservas o una persona? Una persona. Las personas no necesitamos ser clasificadas ni etiquetadas. Al contrario, nos perjudica.

Piensa por un momento cuántas etiquetas negativas y limitantes llevas arrastrando toda tu vida. Te propongo coger papel y lápiz y anotarlas. «Vago», «poco disciplinado», «caprichoso», «aburrido», «vergonzoso», «dubitativo», «ridículo»… Hay una infinidad. Llevamos toda la vida cargando con este lastre, y muchas veces, sin siquiera cuestionarnos las etiquetas. Nos las colgaron de pequeños, en casa, en el colegio, algún amigo no tan amigo… Otras vienen de las conclusiones que sacamos de nosotros mismos cuando fracasamos. Y muchos años después ni si quiera nos hemos parado a buscar pruebas de realidad, ¿sigo siendo aburrido? ¿siempre? ¿De verdad que los demás piensan eso de mí?

Una vez hecha tu lista de aquello de lo que te quieres desprender, cada vez que te veas descalificándote, no luches contra la etiqueta, no te justifiques, no razones, y mucho menos, te machaques. Solo dile… «lo siento, darling, ya no tienes fuerza sobre mí, ya no me condicionas». Porque, desgraciadamente, la visión que tenemos de nosotros mismos y esas etiquetas que nos colgamos, condicionan nuestra forma de comportarnos. Si crees que eres vago, probablemente te comportes más como un vago que como alguien que se ve con fuerza de voluntad.

El lunes empiezo a deshacerme de toda esa basura de etiquetas que me condicionan mi forma de pensar, sentir y actuar.

Desarrollo personalEmocionesPsicología

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes