ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Pasando por el aro por Emilio V. Escudero

Los trabajos terrenales de España

Emilio V. Escudero el

La derrota ante Estados Unidos ha hecho que, inevitablemente, el oro olímpico comience a verse un poco más lejos. Vale que era un amistoso, que España bajó los brazos enseguida y que faltaba un hombre importante como Marc Gasol, pero el encuentro sirvió para dejar claro que la misión de lograr el título en Londres será más que complicada.

Esa conclusión nos lleva a dejar de mirar por unos días hacia arriba. Toca revisar la espalda y ver cuáles serán los posibles rivales por las medallas. Esos que, si nos descuidamos, podrían dejar al baloncesto mundial sin el ansiado enfrentamiento ante Estados Unidos en la final.

El preolímpico disputado hace solo unas semanas deparó una mala noticia para España. Si cuando se realizó el sorteo del torneo olímpico la primera fase parecía llana para la selección, el paso del tiempo y la inclusión de Rusia en el grupo como campeona del preolímpico ha colocado varias piedras en el camino.

Kirilenko y Shved son los líderes de un equipo que, sin nombres de relumbrón, está funcionando a las mil maravillas. Se entienden y tienen asumido su rol. Llegan a Londres sin la presión de antaño y, como demostraron en el Europeo de 2007, son capaces de ganar a cualquier a pesar de tener todo en contra.

Junto a ellos, Brasil aparece como la otra amenaza del grupo para España. Con todas sus estrellas disponibles, los sudamericanos serán un duro rival en la primera fase. Liderados por Splitter, les sobra calidad en todas las posiciones para plantar cara a cualquiera y Scariolo lo sabe. Su potente juego interior –Nené Hilario, Varejao, Caio Torres o el propio Splitter– aconsejan un regreso feliz y saludable de Marc Gasol si no queremos sufrir un varapalo a las primeras de cambio.

El problema de una derrota en la primera fase es que ese hipotético enfrentamiento con los estadounidenses se adelantaría a cuartos o semifinales, poniendo en peligro la consecución del metal, que al final es el gran objetivo del equipo. Toca vigilar las espaldas y dejar de mirar, aunque solo sea por unos días, hacia el cielo. Hay trabajo que hacer en la tierra.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes