ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Laboratorio de Estilo por María Luisa Funes

Met Ball: Desastres y Aciertos

Met Ball: Desastres y Aciertos
María Luisa Funes el

La cita más importante del año en el mundo de la moda, es también la ocasión perfecta para “fastidiarla” bien si uno se deja asesorar mal o si a el o ella se le va la “pinza” con la vanidad. Ayer noche, en Nueva York, el mundo de la moda se reunía en el Metropolitan, con la excusa adicional de estrenar el Anna Wintour Costume Center y la exposición de Charles James.

La diosa Wintour iba impecable con un Chanelazo que unía elegancia y modernidad.

Su hija, Bee Shaffer, era un hada del Hollywood de los años 30. Maravillosa vestida por Alexander McQueen.

Los Beckham fueron centro de interés, ella por ir absolutamente impecable con un delicioso vestido de inspiración Halston y él por saltarse a la torera el protocolo que pedía frac y usar el smoking, menos vestido.

Pero las grandes “patochadas” de la noche corrieron a cargo de otras “voluntarias” y “voluntarios”. Katie Holmes, que nunca fue una maestra del estilismo, por mucho que durante años tuvo en nómina a varias consejeras dia y noche, ha lucido un vestido de MARCHESA que la hacía parecer un huevo frito. Ya sabemos que lo hace porque el marido de la creadora de Marchesa, Georgina Chapman, es el todopoderoso productor de cine Harvey Weinstein, pero ni por eso va a conseguir un papel.

Otro desastre de la cateta de Marchesa es el vestido de Carolina Kurkova, guapa de guapas, que -como eslava que es- se dejó convencer para llevar esta especie de mantel tradicional de la estepa rusa. Ganas de verse fea.

Este modelo que llevó Janelle Monae dicen que era obra de Tadashi Shoji, aunque a nosotros nos “Pica la lana” y nos recuerda al vestido típico de los maragatos.

Dita von Teese iba especialmente enana con este poco afortunado traje de Zac Posen (junto a ella) que tenía los bajos en rojo, con lo cual le quitaba 15 centímetros a la famosa y cansina pin-up girl.

Nicole Ritchie, que no sabe como llamar la atención, iba enseñando poitrine con un vestido de Donna Karan  y con el pelo del color “vieja años 70”, la niña díscola de un cantante a la que solo se le  reconocen méritos como asidua a clínicas de rehabilitación.

 

Que decir de la adolescente Hailee Steinfeld, cuyo único éxito pasa por haber protagonizado una campaña de MiuMiu, tras lo cual se le ocurre calzarse este monstruoso diseño de “embarazada de trillizos” sin estarlo, a cargo de Prabal Gurung, en la foto con ella.

 

Tampoco es excusa llevar un vestido de sport corto a LA gala de las galas, aunque en este caso Michelle Williams lo haga porque es imagen de Louis Vuitton y le pagan por ello. Mientras los de Vuitton tengan una “representante” tan sosa, las demás marcas tienen tiempo de frotarse las manos.

Kate Upton va con un tocado que la hace parecer un personaje sombrío de “Arriba y Abajo”. ¡Que manera de ir fea!

Los hombres, tampoco escatimaron haciendo el ridículo. fracs horribles. Neil Patrick Harris y David Burtka, en la foto, se quedaron descansando.

Y Prada vistió a Lupita Nyong’o.


Aunque en esta ocasión, Lupita parecía más bien la versión fosforescente de una Josephine Baker del siglo XXI. Demasiado extraña. No se puede ganar siempre.


 

 

CulturaModaOtros temas

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes