ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Laboratorio de Estilo por María Luisa Funes

Ettore Scola: el cine fotográfico

Ettore Scola: el cine fotográfico
María Luisa Funes el

Ettore Scola bordó la comedia y las películas de realismo italiano. Ha muerto a los 84 años en Roma, dejando un hueco insustituible y un elenco de inolvidables películas que probablemente ahora vuelvan a pasar las grandes cadenas.

Aunque era director de cine, el hecho de ser también guionista fue probablemente la clave de su éxito. Sabía trasladar historias auténticas con un impecable estilo austero.

Sus inicios como periodista probablemente influyeron su capacidad para escribir guiones. Participó en una revista de humor que a buen seguro influyó el tono de comedia de algunas de sus obras.

Entre sus películas más famosas están “La Terraza”, “Brutos, feos y malos”, decenas de documentals y por supuesto, nuestra favorita, “Una jornada particular”.

«Una jornada particular» (1977), está protagonizada por Sofía Loren y Marcello Mastroianni; fue premiada con el Golden Globe al mejor film estranjero en su día, recibiendo dos nominaciones a los Oscars, al mejor actor -Mastroianni- y a la mejor película.

Resume un día en la vida de una tosca ama de casa interpretada por Sofía Loren y su vecino, un ex locutor de radio en paro. Transcurre en la Roma de 1938, en el día en el que Hitler visitó la ciudad.

Cuando Gabriele – Mastroianni- intenta suicidarse se suceden una serie de hechos que les unen. Hablan, rien, cantan y Antonietta -Sofía Loren- se enamora de Gabriele, quien a su vez no se encuentra atraído por las mujeres, algo que ella -en su inocencia- parece no aceptar o percibir inicialmente.

Sus preferencias sexuales, darán a Gabriele graves problemas. 

Entre tanto, la vida en la ciudad prosigue: se oyen los discursos, los coches y las canciones, mientras que el edificio -prácticamente vacío- está controlado por una portera entrometida y criticona que intenta controlar a la pareja. Se dan situaciones cómicas. 

La ropa de la Loren, sus calcetines bajos con falda y zapatillas de estar en casa, la cocina, su modo de ordenar la colada y la problemática diaria de una familia numerosa, reflejan una exquisita atención al detalle por parte de Scola.

Italia ha perdido a uno de sus más brillantes “trovadores”, el genial Ettore Scola, capaz de “fotografiar” impecablemente varias décadas de la vida italiana.

Otros temas

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes