ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Laboratorio de Estilo por María Luisa Funes

El curioso bar de PRADA

El curioso bar de PRADA
María Luisa Funes el

Patrizio Bertelli y Miuccia Prada, tanto monta, monta tanto, siempre se inventan algo nuevo para estar de plena actualidad.

La nueva apuesta de la casa es el Bar Luce, en el interior de la nueva Fondazione Prada. Situada en un edificio industrial a las afueras de Milán, donde MiuMiu tenía el showroom temporal de ventas un par de veces al año y una menda tenía despacho, es ahora escenario de numerosas exposiciones de pintura, escultura e incluso de cine.
Y de cine va el bar de la fundación. Lo ha ideado el genial Wes Anderson, guionista y director de cine, responsable de grandes obras como el  Gran Hotel Budapest, Los Tenenbaums o Darjeeling Limited.

Sus películas tienen en común una estética retro extremadamente cuidada: diríamos que deliciosa, cada una en su estilo. Sabe recrear espacios y tiempos pasados dando en la diana con el colorido, la decoración y el mobiliario.

Para la Fundación Prada, Anderson ha ideado un bar del corte de los de la Italia de la Posguerra, tan parecidos a los bares españoles de la misma época. En el “Bar Luce” encontramos vestigios claros de un reciente pasado ibérico. Veamos.
1. Los mostradores de formica son herencia clara de la pobreza de los años 40 y 50 en el sur de Europa.

2. El suelo de “tortilla”, tan típico de la Andalucía de pueblo de interior, forraba bares y tiendas del sur de España hace no tanto tiempo.

3. Los sifones. Preciosos vestigios de una época sofisticada y antigua, de un mundo que ya no existe.

4. Las maquinitas. Cuantas horas perdidas entre bolas, pistones, timbrazos y monedas atrancadas.

5. Los muebles laminados en verde claro.

6. La máquina de música. La de Prada es la más sofisticada versión norteamericana.

7. Las botellas apiñadas de la estantería de la derecha.  Sin prisa pero sin pausa.

8. Las lámparas de bola.

9. Los camareros de manga corta y pajarita.

Wes Anderson ha creado una imagen salida de los episodios antiguos de Cuéntame, que críticos muy jóvenes califican como un espacio excéntrico.  A él le interesan los espacios de la Europa decadente de los años 40, 50 e incluso 60, exactamente la época que suele reflejar en sus películas.

Los bares del Milán reconstruido de la Posguerra, tenían la misma pinta. Por ello Anderson ha colocado en el techo del bar de la fundación Prada unos trampantojos inspirados en los edificios y el techo acristalado de la famosa Galleria Vittorio Emanuele de la plaza del Duomo de Milán.

Guionista, actor, director y productor de cine, Wes Anderson tiene un ojo agudo y viajado que no decepciona. Es un verdadero “hombre del Renacimiento”, que no ha pasado desapercibido a los ojos de la casa Prada. Un acierto. Fondazione Prada, Largo Asarco 2, Milán.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes