ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Laboratorio de Estilo por María Luisa Funes

El abrigo de la Reina

El abrigo de la Reina
María Luisa Funes el

Las cosas de Dior

Decía Christian Dior que no le gustaba ver a las señoras por la calle sin abrigo. Y es que hemos heredado la tradición de nuestras antecesoras de la Edad de Piedra de no salir de la cueva sin él. Actualmente, los abrigos y chaquetas de entretiempo, tienen una función de adorno más que otra cosa.

El abrigo

Contaba Ghislaine de Polignac que en las visitas a los duques de Windsor en París, la entrada era todo un ritual. Su criado de color, abría la puerta vestido de librea. El mayordomo retiraba ceremoniosamente los abrigos a los recién llegados y los pasaba a un par de doncellas, que subían la majestuosa escalera para depositarlos en un saloncito.

Y es que el abrigo – y en su defecto la chaqueta- lleva mucho tiempo siendo parte del atuendo oficial al salir de casa. Jean Donneau de Visé, periodista e historiador, acuñó el término “manteau” -abrigo en francés- para describir una prenda que inicialmente se usaba como batín, pero que acabo imponiéndose en la calle de modo universal por ser sencillo, económico y dotar de discreción al vestido.

El Protocolo

Cuando una reina visita otro país, suele hacer su llegada ataviada de abrigo o traje de chaqueta. Por ejemplo, la reina Isabel II llegó este junio a París para el aniversario del desembarco de Normandía vistiendo traje de chaqueta y sombrero.

En otras ocasiones lo ha hecho enfundada en vestido y abrigo. Acudir en un simple vestido a actos oficiales sería como asistir sin “acabar de arreglarse”.

En cambio, cuando la reina Isabel II recibe a reyes y jefes de Estado en alguno de sus palacios – como cuando recibió a los Obama a las puertas de Buckingham en 2011 – se presenta en un simple vestido y sin sombrero, ya que está en “casa”.

Duelo de Reinas

Esta lógica no ha tenido lugar en la visita de nuestros Reyes a Holanda. Doña Letizia acudió a La Haya con un favorecedor vestido rojo de Felipe Varela, a falta de un abrigo o chaqueta que le diese más empaque. Máxima de Holanda, al contrario, la esperaba en la puerta del palacio de Noordeinde con un conjunto de chaqueta y falda excesivamente “regio” para lucirlo en su habitual lugar de trabajo.

Tanto el color como el tejido brillante del traje de Máxima eran algo excesivos para la mañana. Además, debía haber retirado su sombrero en el interior del palacio. Su peinado, no obstante, era cuidado y majestuoso.

Cuando Doña Letizia ha realizado otros viajes oficiales, como el de Portugal o Marruecos en pleno verano, ha hecho su llegada con chaqueta, ya que no es aconsejable llegar a “cuerpo de rey” a actos públicos en el exterior.

Para el desfile de la Fiesta Nacional eligió un favorecedor vestido-abrigo, curioso invento que le permitió zafarse de nuevo de llevar abrigo.

En los actos nocturnos invernales, lo adecuado también es llevar un chal, chaquetilla o abrigo del que prescindir tras la entrada.

En cambio, cuando se recibe “en casa” es perfecto prescindir del abrigo, el sombrero o el bolso, tal y  como hace Doña Letizia habitualmente en la Zarzuela.

Por eso, el atuendo de la reina Máxima al recibir a los Reyes de España en la puerta de su despacho de La Haya, ha resultado algo exagerado -en línea con su “maximalismo” arrollador-;  y el de Doña Letizia, ha quedado falto del empaque que siempre otorga una prenda exterior.

 

 

 

 

EstiloModaOtros temasProtocoloRealeza

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes