ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Laboratorio de Estilo por María Luisa Funes

Tania, “Sra. de Pablemos”

Tania, “Sra. de Pablemos”
María Luisa Funes el

 

Tania Sánchez. Con chándal y tacones. 

 

Si la moda es un lenguaje instantáneo, como dice Miuccia Prada, Tania Sánchez, la novia del contradictorio Pablo Iglesias, ha cambiado de idioma en los últimos meses. En una contradicción más, Pablo Iglesias se ha buscado una novia que revela sus aspiraciones, sus ansias de convertirse en un falso chico bien.

Tania Sánchez, diputada de Izquierda Unida y aspirante a la candidatura de IU para la Presidencia de la Comunidad de Madrid, sueña con el puesto de Ignacio González y – si se “puede” – con el de Elvira Fernández Balboa. Nacida en Madrid y diplomada en educación social, su estilo era corriente y descuidado, si bien ha contado siempre con buena materia prima.

Pero hete aquí que una vez lanzado su novio al estrellato, la cosa ha cambiado; “Pablemos” va en contra de los empresarios, de la economía de libre comercio y de las modas, pero Tania se ha hecho con un nuevo “look”, más cercano al de actriz o princesa occidental que al de ex concejala comunista. Ha pasado de militante progre a “señora de Podemos” en un abrir y cerrar de ojos, haciendo suya la frase de Coco Chanel: “Cada día es un desfile y el mundo es la pasarela”.

Aunque su novio sea el hombre con el atuendo desaliñado más estudiado de España – coleta, chándal y barba de profeta de polígono – Tania se pasea luciendo palmito con vestidos que parecen copiados del repertorio de las princesas europeas: modelos ceñidos, femeninos, rectos, con buen corte, colores fuertes, sin estridencias, brillos, ni dibujos.

Ha utilizado vestidos que recordaban peligrosamente a algunos de Doña Letizia o Kate Middleton, e incluso ciertos modelos parecían sacados del armario de Sofía Hellqvist, futura princesa Sueca.

Pero Tania se distingue claramente por llevar -de vez en cuando- unos escotes de vértigo, poco adaptados a la vida política. Que no hablen luego de comentarios machistas.

Sus últimos peinados, de estilo liso de peluquería con las puntas marcadas, podrían recordar a los que presentadoras y modelos lucen en pantalla. Tania ha modificado también su maquillaje, lo ha hecho más sofisticado y favorecedor: acierta y está cada vez más guapa, pero ya nada queda de aquella chica rebelde de aspecto descuidado que aprovechó el vacío de poder en IU.

Si el vestido es el mensaje, ¿demuestra con este nuevo estilo su sueño “aspiracional” de llegar a más? ¿Se imagina ya rulando por la Moncloa o la Puerta del Sol? ¿O sólo viste así para suavizar el aterrador mensaje de IU y Pablo Iglesias?

Otros temas

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes