ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Columnas sin fuste por hughes

Ahora un Black Lives Matter

Ahora un Black Lives Matter
hughes el

En estas ultimas horas, una parte recalcitrante de la izquierda ha desarrollado un intento de pequeño “Black Lives Matter” español, asentado como estaba el #metoo con el 8-M.
Han hablado de “Racismo institucional” y han convertido la desgraciada y cardiovascular muerte del senegalés en una nueva causa victimista. Podrían haber ido con el “racismo institucional” a la población gitana, pero es difícil que se lo admitieran aquellos gitanos de Girona que fueron los únicos en plantarse el 1-O. Hay en ellos una falta de docilidad que les hace difícil de manipular. El amor por su forma de vida, por su cultura ancestral quizás ha de rechazar ciertas ideologías.

¿Se imaginan? Los gitanos acaban en manos suyas y terminan dejando el flamenco. Abandonan el “quejío” por la queja.

El Black Lives Matter ya era dudoso en Estados Unidos, pero allí por lo menos hay millones de negros, un pasado esclavista y un historial de muertes por la policía.
La pureza de estas almas alcanza con este asunto niveles ya sí insoportables. Su bondad es abusiva para los demás. ¿Cuántas desgracias han aprovechado y vampirizado? Los desahucios, los ancianos, el trauma transexual, las mujeres asesinadas, el africano muerto… Le quedan los pelirrojos y los enanos. Y siempre son los mismos, las mismas personas de inmaculada conciencia saliendo siempre de un mar bautismal como Bo Derek en Bolero. Se les oye el lloriqueo, el moqueo compungido. ¿Cómo nos soportan a los demás? Ahora su inmenso corazón whitmaniano aloja el dolor por la inmigración africana que ellos concentran en los manteros de Lavapiés, único barrio que puede competir en sustancia legendaria con Vallecas.
Preocuparse por África es una colosal prueba moral aprendida pronto. O te vas allí a entregar tu vida o te callas.
Las ganas de que algo arraigase se notaban esta mañana en cosas como el uso de la palabra “indignación”. Alguien tira piedras o agrede, pero hay diferencias entre el vandalismo, la rabia y la indignación. La “indignación” es una palabra que regala el periodismo y que ya justifica.
Otro asunto es el juego antifa-antidisturbio. Al final acaba uno viendo el truco. Provocas a los autómatas de la porra y luego registras el exceso. Por cierto, ¿alguna referencia televisiva a la ideología de los ultras del Olimpique que la liaron en San Mamés?

Al muerto no lo mató la policía, pero da igual, lo mató el Sistema. Es decir, “vosotros”. Algunos de estos santurrones profesionales viven muy bien en el Sistema, pero no piensan sentirse corresponsables.
Al vivo no está claro que lo acogieran nunca, pero al muerto ya lo han abrazado como víctima. La altura moral de esta gente resiste ajena a cualquier comprobación o verificación y es ofensiva, igual que es ofensiva cualquier ostentación llegado cierto limite.
Para el Black Lives Matter lo tienen todo salvo los negros, pero eso, llegado cierto punto, es un asunto circunstancial.

actualidad
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes