ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs framework por Ignacio Gil

Los autónomos necesitamos salir ya de la incertidumbre

Luis Satrústegui propietario de Mundo Casero

Los autónomos necesitamos salir ya de la incertidumbre
Ignacio Gil el

Luis Satrústegui tiene tres pasiones. Lo primero en su vida son su mujer y sus dos hijas, su madre y su numerosísima familia. También está enamorado de los coches y las motos, desde pequeño. Y a eso ha dedicado la mayor parte de su vida profesional, trabajando en el sector del motor, por cuenta ajena. Ha podido trabajar siempre en lo que más le gusta y sabe que es afortunado por ello. Hace un tiempo, con los últimos recortes Luis dejó definitivamente la empresa de motos en la que trabajaba. Y no lo dudó, colgó la chaqueta y la corbata para emprender un nuevo rumbo profesional, dedicándose a su otra pasión, la hostelería, pero muy específicamente el llamado take away, o comida a domicilio. Hace décadas que había visto crecer este tipo de establecimientos, especialmente en el extranjero y le parecía un negocio a su medida. Así pues, hace diez meses comenzó la aventura de ser autónomo. Porque no se puede calificar de otra manera. Es aventura con mayúsculas, en este país desde luego. Las ayudas son pocas y los riesgos y la inversión, grandes.

Siempre ha sido muy trabajador y esforzado. “Ser autónomo implica 14 horas de trabajo al día, o más y luego arrastras las preocupaciones a casa, es difícil desconectar del negocio”. Puso mucha ilusión y sobre todo mucho trabajo y sus ahorros personales en montar Mundo Casero, esta pequeña tienda de comida casera para llevar (también tiene unas mesas para los que prefieran comer allí), donde sus pizzas, empanadas y ensaladas están teniendo mucho éxito.

Y llegó la crisis del COVID-19 dejándole completamente atado de pies y manos. Al ser un establecimiento de venta a domicilio, Luis siguió abierto la primera semana. Sin embargo, resultó muy difícil. “La gente tenía más miedo que ahora a salir. La calle estaba vacía, y las familias habían hecho acopio de cantidades ingentes de comida, tenían las despensas a reventar”. Y así nadie paraba a comprar. Luis, como tantos otros pequeños comercios y autónomos vio que no podía aguantar abierto, que los gastos se multiplicaban mientras que no entraba ingreso alguno.

Acaba de abrir de nuevo. Solicitó un crédito al ICO porque los pequeños negocios, para retomar la actividad, necesitan lo primero tener liquidez. “Ahora hay un poco más de movimiento en la calle y se traduce en unas ventas mínimas. La previsión inicial que tengo es hacer en una semana la caja que solía hacer en un día”. Insuficiente, pero está dispuesto a luchar hasta el final.

“Claro que los autónomos necesitamos retomar la actividad, sí, pero necesitamos normas claras y eficaces. Nos está hundiendo la incertidumbre. Necesitamos recuperar la confianza y sobre una base sólida. Y eso no se está dando”. Los empresarios y autónomos son conscientes que están cambiando los hábitos sociales. Y que se van a tener que replantear como realizar la venta y el consumo. “Va a cambiar la forma en la que nos relacionamos con el cliente, eso es seguro. Nosotros estamos dispuestos a tomar las medidas necesarias, pero insisto, con confianza y con las garantías necesarias”. Gracias Luis, por tu empuje y tu valor, y por no tirar la toalla. ¡Suerte!

Rocío Gayarre

 

AutónomoCovid-19

Tags

Ignacio Gil el

Entradas más recientes