ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Fahrenheit 451 por Pablo Delgado

¿Quién dijo miedo?

El miedo es algo innato que tenemos los seres humanos, y en ocasiones llega a condicionar nuestro comportamiento, por lo que hay que superarlo. La ilustradora Francesca Sanna ayuda a los más pequeños a hacerlo

¿Quién dijo miedo?
Pablo Delgado el

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, el miedo es la angustia por un riesgo o daño real o imaginario. Un recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea. El miedo además, puede llegar a anular las facultades de decisión y raciocinio, e impulsar a una persona a cometer un hecho delictivo. Es circunstancia eximente.

El miedo, o los miedos, los tenemos todas las personas nada más nacer. Parece que es algo innato en el ser humano el sentir esa sensación de angustia y desamparado desde el primer minuto de vida. Una sensación que nos conduce a la prudencia ante lo desconocido, ante aquello que no tenemos controlado, y por lo tanto, nos ofrece una inseguridad que nuestro cerebro puede llegar a trasladar no solo a nuestros actos socializadores, sino también a manifestarse en forma de enfermad, ya que es una reacción que comienza cuando nos topamos con un estimulo exterior estresante, ya sea por un cambio, una conducta, una acción de otra persona, y que termina con la liberación de sustancias químicas que causan, entre otras cosas, que nuestro corazón y respiración se aceleren, o que el cuerpo se ponga en posición de defensa. 

Esa emoción caracterizada por una intensa sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado, es una emoción primaria que se deriva de esa fobia natural -que he comentado al principio- ante un riesgo o amenaza, y que se manifiesta, no solo en nosotros sino también en todos los animales.

Interiores de «Mi miedo y yo» Francesca Sanna

El miedo sin llegar a su máxima expresión que es el terror, nos paraliza nos neutraliza ante acciones cotidianas, al enfrentarnos en su momento a ese factor estresante que nos hace frágiles. Esta condición de fragilidad es la condición primordial como razón del mal en la sociedad.

Desde un enfoque literario, el miedo tiene un registro impresionante. Un miedo, que en la era de la modernidad y tecnología, es heredero de terrores y prejuicios sociales. No voy a entrar en Stroker, Poe, Hoffmann o en Lovecraft que son autores que llevan el miedo a su máxima expresión en muchos casos. La perspectiva que tomo es mucho más amable. Es un enfoque de superación, de quererse a uno mismo para superar una adversidad que se le ha colocado como piedra en el camino de la vida, y sitúa la experiencia del miedo en una fase a medio recorrido entre lo explicable y lo inexplicable, entre la certidumbre y la ambigüedad. Como cuando una niña tiene que trasladarse a otro país y entrar en un nuevo colegio, su miedo le dice que lo mejor es que se quede sola en un rincón, asustada. ¿Cómo va a hacer amigos si ni siquiera entiende lo que le dicen? ¿Con quién va a jugar durante el recreo? ¿Por qué se siente sola en el colegio rodeada de niños? Seguro que nadie más se siente así…

Interiores de «Mi miedo y yo» Francesca Sanna

De la premiada autora e ilustradora de «El viaje», publicado en España por Impedimenta, que suponía su debut en el mundo de la ilustración y gracias a el obtuvo la Medalla de Oro de la Sociedad de Ilustradores de Nueva York 2015. Francesca Sanna (Cerdeña) vuelve a las librerías con «Mi miedo y yo». Editado también por Impedimenta, el álbum ilustrado es una expresiva y elocuente historia, construida desde una gran gran sensibilidad narrativa y acompañada con una gráfica a toda página, evocadora, colorista y sutil. La ilustradora italiana, nos muestra que todos podemos encontrar la amistad y sentirnos cómodos cuando compartimos nuestros miedos y vivir con ellos y aprender a superarlos. Que no deben ser paralizadores de experiencias. Demostrando que no es algo malo tener miedo en un momento determinado, por lo que ¿quién dijo miedo?, lo puede seguir diciendo, ya que no es algo malo.

Interiores de «Mi miedo y yo» Francesca Sanna

Dirigido a los más pequeños, es una ocasión manifiesta para ellos para hablarles y guiarles a través de esta obra que se puede superar todo aquello que se propongan, y que sobre todo, que sientan que no están solos. Por tanto, no es malo que se sientan así ya que siempre tendrán alguien a su lado -seguro- que se sienta igual e incluso le ayude a superar esa adversidad que le ha provocado el miedo. Un relato gráfico que se puede aplicar perfectamente a los adultos y del que se aprende, eso no cabe duda. Esta es una de las esencias gráficas y narrativas de Senna, que no deja indiferente al adulto que lee una de sus obras para niños.

El miedo puede significar desorden, desconocimiento frente a un orden y una belleza. Sanna logra encarnar ese territorio de la alteridad y la diferencia narrativa y gráfica, con dibujos y frases contundentes, sin excluir una sesnsibilidad esencial en el relato y en los dibujos que hacen de esta historia un lugar de encuentro de sensaciones. El miedo representado de una forma amable penetra en el dominio de la mano de lo grácil y aliándose al sentimiento de lo fantástico genera optimismo y determinación de superación real de esa angustia.

«Mi miedo y yo» // Francesca Sanna // Impedimenta // Traducción de Ane Zulaika // 2019 // 36 páginas // 16,50 euros

IlustracionesLibros

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes