ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Entre barreras por Ángel González Abad

El brindis por Ignacio Echeverría

Rosario Pérez el

“Y morirme contigo si te matas, y matarme contigo si te mueres, porque el amor cuando no muere mata, porque amores que matan nunca mueren…” Los versos de Joaquín Sabina se agigantaron entre la emoción contenida, entre las lágrimas que asomaban desde Úbeda a Ferrol, desde Londres a Madrid, desde los olivares jiennenses hasta el cielo del edén. El paraíso de los nacidos con una pasta especial. Fue el brindis del cantante a Ignacio Echeverría, un “va por ti valiente”. El brindis que se echó de menos en San Isidro, donde hasta el viernes no llegó un tardío medio minuto de silencio. Se echó de menos un brindis al héroe caído por salvar la vida de otra persona, de cualquiera de nosotros…
Ignacio Echeverría, el héroe sin más arma que un monopatín, tan lejos del común de los mortales, el español que entregó su yo por el tuyo, por el mío, por el de quienes ya no están para contarlo, en un rodaje digno de película pero real como la vida misma, como la muerte un hombre de ley que hasta el final puso en práctica el décimo mandamiento: “el amor a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”. Tanta fue su generosidad que incluso más que a sí mismo.
Honor, admiración y respeto a Ignacio, de torero nombre y espíritu, el más heroico ejemplo. De Sabina, y su corazón torero, fue el brindis por el cáliz vertido. La sangre derramada por el último héroe español.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes