De vuelta a los cuarteles de invierno

Publicado por el ago 26, 2013

Compartir

Hace ya dos días que estamos instalados en nuestro hogar, dulce hogar. Y es que el hogar, cuando llevas un mes con media vida en una maleta, te parece el mejor hotel de cinco estrellas del mundo. Por fin las cosas vuelven a estar en su sitio, dejamos de compartir todos el mismo baño y, lo que es más importante, aunque no haya empezado el colegio, las niñas vuelven a su rutina de horarios, es decir, comer a las doce, siesta de 1,30 a 4, merienda a las 4, juegos (piscina o parque, cena a las 7 de la tarde y a las 8 a la cama. La semana que viene empieza el cole para doña Tecla y quier que esta semana se adapte ya al nuevo horario.

Las vacaciones han dado mucho de sí. Las veo y me parece mentira que en sólo dos meses hayan espabilado tanto. Doña Tecla habla ya todo construyendo las frases perfectamente. Cierto es que todavía mantiene lengua de trapo y menos mal porque de lo contrario sería una redicha. Los celos hacia Mofletes Prietos están en su máximo auge. De un te quiero mucho pasa siempre a un pellizco o a empujarla. Pero la otra, que viene pisando fuerte, no se queda atrás y a sus casi diez meses (en menos de 15 días) pasa de ella y sigue a lo suyo. Es cuestión de tiempo que se las empiece a devolver. Además, ya ha empezado a gatear así que sus posibilidades de escaquearse de la macarra de su hermana han aumentado considerablemente. Pero no solamente ha avanzado en su capacidad para expresarse con frases, es que ahora nosotros podemos hablarle perfectamente para que entienda las cosas que no debe hacer y es mucho menos estresante saber que ahora ya no hablas para la pared. Imagino que a partir de ahora es cuando su cerebro procesará las frases que todos tenemos guardadas de las cosas que aprendimos de niños. Podría enumerar muchos más ejemplos de este progreso tan increíble que en doña Tecla se está dando a punto de llegar a los tres pero ahora mismo no se me ocurren más cosas, quizás que hasta ahora le ponía los dibujos en inglés y no decía nada, sin embargo ahora protesta y dice, así noooooo, lo que indica claramente que su cerebro ya sabe distinguir que esa no es su lengua materna. En cualquier caso, de momento consigo convencerla y no protesta más de 20 segundos.

En cuanto a Mofletes Prietos…esta viene pegando fuerte pero de verdad. Cuando quier algo, lo quiere y da igual lo que hagas para distraerla, ella tiene un poderosísima memoria. Sigue comiendo todo, lo que le das y lo que pilla. En cuanto te ve con algo comestible en la mano se relame. Vamos dejando poco a poco los purés, de hecho el de fruta ya no lo come, ahora come trocitos de pera y plátano. Tiene dos pequeños dientecillos pero en cuanto le salgan los de arriba me parece que el tema será cuestión de coser y cantar.

Hace unos días pasé a Mofletes Prietos de la maxxi Cossi a la silla ya de “mayores” en el coche y ayer volviendo a casa desde casa de mis suegros las miraba en la parte de atrás del coche y me parecía mentira que hayan crecido tanto. Este último año se me ha pasado volando. Hace nada Doña Tecla empezaba por primera vez en la guarde y en una semana empieza ya el cole de mayores. La vida pasa muy rápido, sí, señor. Pasa demasiado rápido.

Os dejo una imagen de estas vacaciones que para mí significa mucho lo que son ellas. A la izquierda Doña Tecla sentada y mirando pensativa (lo hace mucho a pesar de lo muy movida que es) y a su lado, siempre buscando la protección de su hermana pero sin parar un segundo, Mofletes Prietos (ahí todavía no se había arrancado a gatear) Y al lado los siempre presentes coches y un artilugio muy veraniego, el trueiro (no me sé la palabra en castellano)

la foto

 

 

Puedes seguirme en twitter o en facebook

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2013

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
agosto 2013
L M X J V S D
« jul   sep »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031