Mirar

Mirar

Publicado por el may 29, 2015

Compartir

Mirar del latín mirāri, admirarse. Es una acción o percepción que realiza todo ser vivo desde que se despierta hasta que cierra los ojos. Es dirigir la vista a un objeto, observar las acciones de alguien, revisar, registrar, atender, pensar, juzgar, inquirir, y sobre todo buscar algo e informarse de ello.

Pero ¿somos conscientes de lo que miramos? ¿sabemos mirar e interpretar eso que estamos mirando? En un sector como el cultural y en concreto el visual, debemos tener un pensamiento consciente de aquello que observamos y que además podamos extrapolarlo a lo que podríamos llamar “la realidad diaria”. Para ello es especialista el crítico de arte John Berger (Londres, 1926) una de las voces más lúcidas, incisivas e inconformistas del panorama intelectual europeo. Formado en la Central School of Arts de Londres, trabajó como profesor de dibujo hasta que comenzó a escribir crítica de arte. Pronto cambió su registro por la novela, el ensayo, la poesía, el teatro y el guión cinematográfico y televisivo. A través de uno de sus escritos “Mirar” editado por Gustavo Gili nos adentra y hace reflexionar sobre ese acto del ser vivo que es mirar.

El hombre siempre ha mirado y mira desde la ignorancia y el miedo. El lenguaje le permite contar con los otros como con él mismo. Berger a través de la recopilación de diferentes escritos a lo largo de varios años nos ayuda y enseña a través del arte a ver qué hace una fotografía y un cuadro valioso.

Berger parte desde la mirada primitiva de los animales. De la relación e intercambio de miradas que se interpretan entre el hombre y los animales. Una reflexión muy interesante y que abarca desde el origen de los tiempos. En los animales el miedo es una respuesta a una señal, en el hombre es algo endémico. Ningún animal con su mirada confirma al hombre, ni positiva ni negativamente. Lo que apartó al hombre de los animales fue una capacidad humana inseparable de la evolución del lenguaje, la capacidad para el pensamiento simbólico, en el cual las palabras no eran simples señales, sino significantes de algo diferente a ellas mismas. Sin embargo los primeros símbolos fueron animales. Lo que apartó a los hombres de los animales, nació de su relación con ellos. Entonces ¿Por qué miramos a los animales? Es un intercambio de miradas, en la que la supremacía del hombre prevalece sobre todo, representando esa superioridad en relación con los animales en el recinto creado por este llamado zoo. Lugar utilizado como herramienta de trabajo para el ocio y como marginación forzada de los animales.

Campesinos camino del baile "August Sander"

Campesinos camino del baile “August Sander”

El hombre va evolucionando a través de ese pensamiento simbólico y va creando nuevas formas de mirar e interpretar su entorno apareciendo la fotografía ¿qué usos tiene? ¿qué interpretamos al ponermos delante de una fotografía? Berger derrama un chorro de lucidez sobre estas cuestiones, llegando al lector de una forma convincente haciendo que después de leer los escritos referente a la fotografía interprete y mire una foto totalmente diferente a como la miraba al principio. Despierta la mirada reflexiva del espectador ante la imagen ya sea en formato fotográfico o a través de la pintura.

El recorrido que hace es magistral y breve de los grandes y pioneros personajes de la fotografía como son August Sander, un fotografo translúcidamente documental a la hora de retratar  a sus propios paisanos. Su obra es el resultado de la observación inmediata, una observación carente de prejuicios, atrevida y delicada; y Paul Strand con su momento fotográfico-biográfico-histórico cuya duración no se mide en segundos sino en su relación con toda la vida. Hace que surja el momento, decide lo que quiere tomar antes de fotografiar, es un planteamiento neorrealista.

La función de cualquier modalidad alternativa de fotografía es incorporarse a la memoria social y política, en lugar de servir de sustituto que predispone a la atrofia de esa memoria.

Berger continua con unos magníficos escritos relacionados con el arte y la interpretación de artistas como Millet y de cómo consagró su vida como pintor en la tarea de introducir un tema nuevo en una tradición antigua, la tarea de forzar a un determinado lenguaje a hablar de algo que hasta entonces se había ignorado. El Lenguaje era el de la pintura al óleo, y el tema era el del campesino en tanto sujeto individual e independiente. La pintura al óleo, debido a su peculiar y amplia gama de tonos, texturas y colores pretende reproducir lo visible.

millet

Además de Millet, Berger nos adentra en artistas peculiares como Seker Ahmet, pintor turco precursor de introducir la pintura modernista en el arte turco; Lowry, artista que supo dar con la manera de pintar el carácter meláncolico de la ciudad y de la decadencia industrial y económica del capitalismo británico; Francis Bacon y sus distorsiones sufridas por el rostro y el cuerpo, consecuencia de su busqueda de una manera de hacer que la pintura “llegue directamente al sistema nervioso”; Courbet y de su rechazó de la función del arte como moderador de las apariencias como algo que ennoblece lo visible “así es como somos”. Fue el único gran pintor que plantó cara a la ignorancia voluntaria de las clases cultas; Rouault y sus suburbios de París de la larga carretera que se aleja, de las farolas borrosas al atardecer, de los viandantes solitarios y de aquellos que han fracasado en la ciudad; Magritte y su lenguaje que presupone que la verdad se ha de buscar en las apariencias y que, por consiguiente, estas merecen ser conservadas mediante su representación; la escultura de Giacometti y la contemplación de la realidad siendo el acto de mirar para Giacometti una forma de oración. Además de artistas como Franz Hals, Turner y Ralph Fasanella entre otros.

En definitiva, “Mirar” de John Berger es un imprescindible de nuestra cultura visual para todo aquel amante del arte y la fotografía que quiera buscar e interpretar aquello a lo que se expone, de una forma más objetiva y simbólica. Como dice Berger en Giacometti:

“Era el acto de mirar lo que hacía darse cuenta de que se encontraba
constantemente suspendido entre la existencia y la verdad”.

Mirar // John Berger // Editorial Gustavo Gili // 17 euros

mirar

Compartir

ABC.es

Fahrenheit 451 © DIARIO ABC, S.L. 2015

Bienvenido al magnífico y excéntrico mundo del diseño gráfico, a la imaginación de la ilustración, a la puesta en escena de la fotografía, a la pincelada sutil del arte, a la grandiosidad de la arquitectura y todo ello relacionado y puesto en común en ese formato con obsolescencia programada, o no, que es el papel.Más sobre «Fahrenheit 451»

Categorías
¡Sígueme en twitter!

Más sobre «Fahrenheit 451»

mayo 2015
L M X J V S D
« abr   jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031