8 razones por las que fracasan las Escuelas de Padres y Madres

Publicado por el Jan 29, 2014

Compartir

Como sabes llevo muchísimo tiempo trabajando y estudiando el funcionamiento de las Escuelas de Padres y Madres en nuestro país. Por eso me decidí a poner en marcha un modelo innovador que ayude a solucionar los problemas existentes. A lo largo de este tiempo he podido observar los errores comunes que han cometido y siguen cometiendo algunas de ellas conduciéndolas, en ocasiones, a su desaparición.

En muchos centros educativos se ponen en marcha Escuelas de Madres y Padres pero, en términos generales, la participación no es la que se espera y muchas de ellas como consecuencia del desánimo generalizado acaban fracasando y desaparecen. Pero, ¿por qué ocurre esto?, ¿por qué motivos no acaban de funcionar estas Escuelas de Madres y Padres?

Estas son las 8 razones por las que considero que estos proyectos no funcionan:

1. Uno de los problemas es que a cualquier cosa se la ha llamado Escuela de Padres y Madres. Se han hecho verdaderas barbaridades bajo ese nombra. Por desgracia esto ha hecho que se haya perdido el sentido y el verdadero valor de las mismas. No podemos reducir el trabajo de una Escuela de Padres a organizar una serie de charlas impartidas de cualquier manera, hemos de ir mucho más allá.

2. La convocatoria que se elabora para las familias es errónea: carteles, folletos, etc. con escasa información o con un exceso de la misma. Hemos de ser claros, concisos y precisos a la hora de transmitir esta información. Además debemos aprovechar las nuevas tecnologías para poder llegar a un mayor número de familias (internet, redes sociales, etc.) y que conozcan nuestro proyecto.

3. Hay una repetición excesiva de algunos temas y contenidos que se trabajan en estas Escuelas de Padres: las drogas, el bullying, la anorexia, etc. Se abordan los mismos temas sin cambiar el enfoque que se les da a los mismos. A los padres les da la sensación de que “van a escuchar lo de siempre” y dejan de participar. Necesitamos ofrecer contenidos innovadores y sobre todo que tengan una cohesión, es decir, que estén conectados como si fueran piezas de un gran puzzle que vamos montando entre todos.

4. Se llevan a cabo en horarios a los que muchos padres les es imposible asistir. No dejan de asistir “porque no quieran hacerlo” sino porque literalmente no pueden por las grandes dificultades que tienen de poder conciliar familia y trabajo. Es difícil ajustar un horario que convenga a todos pero es necesario buscar cuál es el más acertado para favorecer la participación de las familias.

5. Los temas se abordan con una excesiva especificidad y haciendo uso de un lenguaje demasiado técnico. Se precisa un lenguaje claro, directo y sencillo para “poder llegar” a todas las familias. Además, es necesario que los padres vean que aquello que se les está presentando es útil y práctico para ellos: están hartos de teorías educativas.

6. Las Escuelas de Padres y Madres se suelen estructurar en una serie de charlas o conferencias impartidas por “expertos” que imparten su ponencia y “desaparecen” sin volver a tener contacto con esos padres y madres. Algunos padres se cansan de esto y abandonan. A las familias participantes les gustaría tener un mayor seguimiento y continuidad por parte de los organizadores. Es necesario darles la opción de que alguien pueda hacer un seguimiento de sus evoluciones y que de este modo se sienten acompañados.

7. No hay una evaluación del trabajo que se está desarrollando. Es muy importante escuchar la voz de los participantes ya que es la que nos indicará si vamos por el camino correcto.

8. No se escucha la opinión de los participantes a la hora de elaborar los contenidos de las mismas: lo que nos interesa a nosotros no siempre es lo que les interesa y preocupa a las familias.

Estas son mis 8 razones. Estoy convencido de que hay muchas más…

¿Que otras razones añadirías tú? Espero tus comentarios y sugerencias.

Compartir

ABC.es

Escuela de padres con talento © DIARIO ABC, S.L. 2014

Este blog es un espacio de reflexión desde el que pretendo promover un cambio necesario para la educación del siglo XXI. En él abordaremos temas como la relación familia-escuela, Más sobre «Escuela de padres con talento»

Categorías