ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Una de piratas por Oti Marchante

Ternerillo’s raid

Oti Marchante el



Por sacar las cosas del quicio:


Camuflado en un genial juego de estrategias, el apache Ulzana y el explorador McIntosh (Burt Lancaster), pero sobre todo el también prodigioso apache Ke-Ni-Tay, resolvían sus combates sobre el terreno, avanzaban, perseguían, cortaban e intentaban adivinar los movimientos de cada uno como si la pradera fuera un enorme tablero de ajedrez. ‘La venganza de Ulzana’ estaba mejor titulada por Robert Aldrich (‘Ulzana’s raid’) que por los distribuidores españoles, pero, a pesar de ello, serviría, ya digo, de un modo desquiciado, para mostrar los juegos de estrategias de la reciente política de nuestro gobierno. No sé quién es Ulzana, ni quién McIntosh, ni quién de ellos era el ‘bueno’ o el ‘malo’, porque, entre otras cosas, Aldrich mantenía unas cautelas enormes al respecto en su mirada, sin evitar, al tiempo, volcar en ella toda la gran épica que el cine le ha otorgado al guerrero apache…


Una película tan lúcida como cruel, aunque no tanto (en lo cruel, no en lo lúcido) como la situación en la que nos hemos quedado merced a los juegos estratégicos de nuestros McIntosh, ulzanas y ke-ni-tays. Aunque me temo que los grandes silencios de los políticos de gobierno y de oposición, como las ‘rajadas’ infames de los apaches incontrolados y fuera de la reserva, son más bien reflejo del cúmulo de sus incompetencias, y no como en el caso de Ulzana, cuyos gestos, nobles o innobles, y cuyas palabras, escasas, eran el producto de su inteligencia, de su fuerza o de su voluntad. Ahora, no son ni dueños de sus palabras ni dueños de sus silencios, sino esclavos de ambos.


Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes