ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Tiro al blanco por Tomás González-Martín

Mbappé, harto, quiere marcharse del PSG y su única meta es el Real Madrid

El francés gana 7,9 millones netos al año, frente a los 36 del lesionado Neymar. El club blanco solo actuará si el PSG vende

Mbappé, harto, quiere marcharse del PSG y su única meta es el Real Madrid
©PHOTOPQR/LE PARISIEN ; Sports Stade du Parc des Princes (Paris XVIe), le 27 janvier 2019 22e journée de Ligue 1 / Paris Saint Germain - Rennes Mbappé (psg) © Photo / Le Parisien / Frédéric Dugit *** Local Caption ***
Tomás González-Martín el

Ha madurado muy pronto. Han sido dos años en los que se convertido en una estrella. Imita los pasos de Pelé, que era una figura consagrada a esta edad, en el comienzo de la veintena. Y está harto de ser un secundario en el PSG cuando es el futbolista decisivo. Kylian Mbappé piensa que no se le respeta ni futbolística ni económicamente. Manifiesta que es el jugador más importante del club parisino y sin embargo no se le trata con esa consideración. Ha empezado a forzar la tensión interna ante Nasser Al-Khelaifi para marcharse y cumplir su deseo de fichar por el Real Madrid, equipo que, tras anunciar a Eden Hazard y a la espera de cerrar al lateral galo Mendy, pondría la guinda al proyecto 2019-20 con la contratación del delantero internacional francés.

Mbappé opina que el PSG está centrado en la órbita de Neymar y que el brasileño no ha rendido en los dos últimos años para tener esa prioridad de trato. El francés pide ser el líder del equipo, un rango que, según considera, se ha ganado en el campo. Pero sabe que el presidente de la entidad, mano derecha del emir de Qatar, no se atreve a darle ese poder. Y la jefatura de Neymar ha provocado un enfrentamiento interno en el vestuario. Lo ha partido en dos. El futbolista francés entiende que Neymar ha generado un peligroso lema en el vestuario: «O estás conmigo o estás contra mí». Y el ambiente es inaguantable. Todo el mundo en el caseta tiene que tomar posiciones, o se encuentra en el grupo de los brasileños o en el de los franceses. Muchos son jugadores de otros países, como Cavani, Verratti y Di María, y se ven obligados a decantarse. En esta diatriba, el delantero parisino pide ser valorado como el referente de la plantilla porque se lo ha ganado en el césped ¿Qué significa eso? Pues que Al-Khelaifi debería atenderle como el líder en el campo que es y no demostrar esa genuflexión a Neymar y sus peticiones, pues ya no es el jugador número uno de la plantilla.

Respeto excesivo

Wilfrid Mbappé, padre del jugador, reflexiona que Al-Kelaifi fichó al brasileño hace dos años por 222 millones y hoy mantiene ese respeto excesivo porque aquella contratación permitió que el mundo creyera de verdad en las intenciones del París Saint Germain. Después, la realidad ha sido que Neymar se ha lesionado en los dos momentos clave de la Champions en el último bienio y las dos temporadas acabaron en fracaso internacional. Mbappé señala que su compañero se ha tirado dos años lesionado en esas fases decisivas de cada temporada y él se ha ganado el liderazgo. No lo dice con prepotencia. Su progenitor afirma que ni siquiera pide ser catalogado como el número uno, que objetivamente lo es. Lo que piden los Mbappé es simplemente que se les considere en igualdad de condiciones. Y Al-Khelaifi no lo hace. Por eso, fuerzan para irse del PSG.

La diferencia de salario entre ambos es un capítulo que Mbappé no aguanta más. Gana 7,9 millones millones netos frente a los 36 de un jugador que ha estado de baja durante muchos meses los dos últimos años. Está cansado de estas diferencias y trabaja para marcharse.

El delantero tiene decidido enfilar una carrera en un equipo de más alto nivel y con mayores posibilidades de ganar la Champions, el Balón de Oro y la Bota de Oro que este año ha perdido por no dejarle tirar los penaltis en el conjunto francés. Cavani y Neymar, cuando pudieron jugar, los han tirado, y le han privado al delantero de la Bota de Oro. Ha sido la última gota que ha colmado el vaso de su paciencia. ¿Por qué no podía tirar los penaltis? Por celos, lo tiene claro. Si él conseguía la Bota de Oro, que ha perdido ante Messi por tres goles de desventaja, la comparación con Neymar resultaría aún más odiosa. Al-Khelaifi no quiso que el brasileño se molestara y ni si quiera se le pidió permitir que el francés los lanzara. Tampoco se le solicitó a Cavani, que es el primer tirador, pero ha estado lesionado mucho tiempo. Ese miedo a quitar una prerrogativa a Neymar es lo que más le ha molestado en este último mes, porque el artífice de los pocos resultados positivos del PSG esta temporada ha sido él.

El Madrid, a la espera
El Real Madrid se encuentra a la espera. pero Florentino Pérez solo actuará si el PSG accede a realizar el traspaso. Sabe que una operación de este calado solo podrá hacerse en diálogo directo con Al-Khelaifi. Si el club parisino vendiera, la casa blanca ficharía a Mbappé. Su precio rondará los 230 millones euros, nueva plusmarca mundial. El club español se liaría la manta a la cabeza, traspasaría más jugadores y acometería la adquisición.
La entidad blanca argumenta que el fichaje sería rentable. La llegada de Mbappé aportaría un patrocinador del Santiago Bernabéu, que abonaría 50 millones anuales, y multiplicaría los ingresos publicitarios de otros patrocinadores, además de hacer crecer el valor de vestir la camiseta. Adidas debería pagar más dinero, pues Nike apostaría por ese contrato.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes