ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Tiro al blanco por Tomás González-Martín

El arbitraje, con el VAR, sigue beneficiando al mismo: el Barcelona. Ese gol se habría anulado si el portero fuera Ter Stegen

El arbitraje, con el VAR, sigue beneficiando al mismo: el Barcelona. Ese gol se habría anulado si el portero fuera Ter Stegen
-FOTODELDIA- Barcelona's player Luis Suárez (R) and Leo Messi (L) gesture during the LaLiga soccer match between FC Barcelona and SD Eibar, held at the Camp Nou, in Barcelona, Spain, on 21 May 2017. EFE/Toni Albir
Tomás González-Martín el

Perjudicado ostensiblemente en “la guerra de los treinta años” de Villar y Sánchez Arminio, el Real Madrid y otros equipos españoles recibieron el VAR como la guinda del cambio en la presidencia de la Federación Española. Pronto, la realidad destrozó la ilusión del club blanco, el más perjudicado esta temporada por la inhibición del VAR en jugadas clave que le han costado puntos, como sucedió en los penaltis no señalados a Ramos y a Vinicius frente a la Real Sociedad. También fue pisoteado en el clásico, cuando Luis Suárez pisó a Nacho con tal violencia que mereció la expulsión y no vio la cartulina roja. Eso sí, el VAR intervino para pitar un penalti de Varane al propio Suárez. Ya es una tónica que Suárez tenga derecho de pernada en el fútbol español. El Madrid también fue perjudicado en el Villamarín, pues el gol de Canales fue marcado en fuera de juego.

Sin embargo, el VAR y los árbitros benecician siempre, pero siempre, al Barcelona. Y no es una opinión, una realidad que se comprueba con hechos. Ninguna decisión arbitral de la temporada ha perjudicado al Barcelona. Es lo que ha sucedido históricamente desde el año 2004, cuando los votos del fútbol catalán dieron la presidencia a Villar en un duelo muy duro con Gerardo González.

Hoy, Villar y Sánchez Arminio ya no están, pero los árbitros son los mismos de antes y mantienen los criterios alimentados durante lustros. Ya les dijo Sánchez Arminio hace dos años, en la cumbre veraniega previa al comienzo de la Liga, que había un club que no estaba de acuerdo con la Federación, el Real Madrid, y ya sabían lo que tenían que hacer.

Al Barcelona le ayuda siempre el arbitraje. Y no es una opinión. Anoche, el gol concedido a Luis Suárez fue escandaloso. Golpea con su bota al guardameta Cuéllar en el área pequeña, le da también con la rodilla en la cabeza, y el árbitro y el jefe del VAR, Iglesias Villanueva, dieron el gol como válido. El jefe del VAR no le dijo al colegiado siquiera que fuera a ver la jugada por la televisión. Lo mismo sucedió en los dos penaltis no señalados al Real Madrid ante la Real Sociedad. Casualidad: los árbitros no acuden al VAR en dos acciones que podrían dar dos goles al Rea Madrid y no acuden al VAR en un gol del Barcelona que debió ser anulado ante el Leganés. Es solo casualidad.

HAY UN PUNTO CLAVE EN ESTA VISIÓN DE LOS HECHOS: ESE GOL NO SE LO HABRÍAN CONCEDIDO AL LEGANÉS SI EL PORTERO GOLPEADO HUBIERA SIDO TER STEGEN. Al Barcelona no le habrían hecho un gol así, el colegiado no lo habría permitido. Y todos lo saben. Lo sabemos.

Es solo casualidad que Hernández Hernández y De Burgos Bengoechea perjudiquen grave y habitualmente al Real Madrid, estén en el césped o en el VAR, y que ayuden al Barcelona, como sucedió ayer. Hernández Hernández anuló un golazo de Bale en el Camp Nou hace dos temporadas y le ha perjudicado en otros cinco partidos. De Burgos Bengoechea expulsó a Cristiano en el clásico de la Supercopa de España 2017 por una amonestación injustificada y después ayuda al Barcelona sin tapujos, con descaro.

La culpa de todo, con VAR y sin VAR, es de unos colegiados que mantienen vicios de muchos lustros. El VAR no sirve para nada si los árbitros benefician a un club, pues las comparaciones son odiosas.

El arbitraje español mantiene un respeto miedoso al Barcelona. El colectivo arbitral es incapaz de pitar o de rearbitrar, como vimos ante el Leganés, una sola decisión que le perjudique. Así solo se ayuda a un equipo y se crea una Liga aburrida, porque se sostiene artificialmente a un líder con una ventaja que no es real. Hoy mantiene diez puntos de diferencia sobre el Atlético y diez sobre el Real Madrid. Con un arbitraje justo, esas distancias serían mucho menores. Con estas preferencias se desvirtúa la Liga y se la hace tediosa, PORQUE EN CASO DE PROBLEMAS SIEMPRE SE AYUDA AL MISMO.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes