ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Quedamos en Zoco por María José Muñoz

Las otras ninfas de Garcilaso

Las otras ninfas de Garcilaso
María José Muñoz el

Si Garcilaso levantara la cabeza y echara un vistazo a las riberas del Tajo, de su querido e inspirador río, probablemente volvería a bajarla para seguir durmiendo su sueño eterno. Aunque quizá no, porque entre la maleza que campa en las cercanías del cauce, tan contaminado, estos días trabaja un grupo de jóvenes voluntarios seriamente concienciados por salvar el medio ambiente en una ciudad que se construyó e instituyó en torno al río cristalino de los versos del poeta, ese mismo Tajo al que hace ya tantos lustros dio la espalda con la pasividad de tantos, de casi todos. Las jóvenes voluntarias de la imagen forman parte del campo de trabajo medioambiental que anualmente hace labores de limpieza en este paisaje toledano, en el marco de un programa de la Dirección General de Juventud de la Junta de Comunidade en colaboración con el Ayuntamiento de Toledo. Parece un primer paso para rectificar el largo agravio al río, en cuyas aguas se bañaban las famosas ninfas garcilasianas. «Hermosas ninfas que, en el rio metidas, contentas habitáis en las moradas de relucientes piedras fabricadas y en columnas de vidrio sostenidas; agora estéis labrando embebecidas, o tejiendo las telas delicadas; agora unas con otras apartadas, contándoos los amores y las vidas; dejad un rato la labor, alzando vuestras rubias cabezas a mirarme, y no os detendréis mucho según ando; que o no podréis de lástima escucharme, o convertido en agua aquí llorando, podréis allá de espacio consolarme». El mismo soneto para las otras ninfas del poeta. (Imagen: Ana Pérez Herrera)

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes