ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Ciencia y Tecnología por José Manuel Nieves

El primer ojo biónico del mundo recibe la aprobación de la FDA

José Manuel Nieves el

Argus 2, el primer ojo biónico del mundo, una prótesis de retina que puede devolver parcialmente la vista a personas con retinosis pigmentaria, acaba de ser aprobado por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Europa ya había dado luz verde a este proyecto en 2011, y éste ha sido probado en 60 invidentes de todo el mundo. Algunos de ellos han podido recuperar parcialmente la visión. Su precio en el Viejo Continente es de 73.000 euros.

Quince años ha dedicado la compañía californiana Second Sight Medical Products a desarrollar el Argus 2, una prótesis de retina que puede devolver la vista a personas con una enfermedad ocular degenerativa llamada retinosis pigmentaria, una dolencia genética que supone la degeneración de los fotorreceptores de la retina. Esta enfermedad, que termina provocando la ceguera total, afecta a 100.000 personas en Estados Unidos y a 15.000 en España.

Compuesto por electrodos implantados en la retina y unas lentes con una cámara en miniatura, los receptores transforma la luz captada por el ojo en señales transmitidas al cerebro por el nervio óptico. Este proceso resulta ideal para los afectados con retinosis pigmentaria, pues esta dolencia sólo daña la propiedad de detección de luz de los fotorreceptores que hay en el interior del globo ocular y dejan el resto de las células de la retina sanas.

Las frecuencias de 60 electrodos no restauran la visión totalmente, es como ver la televisión en una pantalla con 60 píxeles, pero proporciona la suficiente información como para que la gente se pueda mover sin ayuda. Brian Mech, vicepresidente de Second Sight, constata que los resultados varían según pacientes.

En el ensayo clínico de Argus participaron 30 personas de 28 a 77 años, todas completamente ciegas, con agudeza visual inferior a 1/10. Tras las pruebas, su agudeza visual les permitía distinguir formas en blanco y negro, como una persona en una puerta o a alguien sentado al lado, aunque no podían reconocer la cara. Incluso alguno llegó a leer los grandes titulares de los diarios.

Pero el Argus 2 no es el único proyecto en marcha sobre el asunto. Otros investigadores intentan desarrollar un ojo biónico con mayor resolución de imágenes y más electrodos implantados en la retina, como el equipo de John Wyatt, del Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT) que ensaya con un sistema de 400 electrodos.

Daniel Palanker, de la Universidad de Stanford de California, apuesta por el contario por minúsculas células fotovoltaicas en vez de electrodos, en busca de una resolución diez veces mayor, que podría ayudar también a la gente que perdió la vista por degeneración macular asociada a la edad.

Ciencia
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes