ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Laboratorio de Estilo por María Luisa Funes

Coach: la debacle

Coach: la debacle
María Luisa Funes el

Eso de que no hay nadie IMPRESCINDIBLE es un error de concepto. La marca de accesorios y moda COACH cierra la friolera de 70 tiendas en su país de origen, los Estados Unidos, por haber caído en ese fallo.

En la compleja industria de la moda, está claro que es un fallo pensar que todos somos fácilmente sustituibles.  La antigua y pasada de moda COACH dió un giro de 180 grados de la mano de Reed Krakoff hace varios años. A Krakoff se le subió el cargo de director creativo a la cabeza, creó su propia marca y cayó en ciertas vanidades. Y el C.E.O. de Coach, Lew Frankfort, decidió despedirle.

Pero en el frágil y subjetivo mundo de la moda, no todos los creativos aciertan. Ahora en Coach, han contratado a Stuart Vevers, un soso que hizo perder varios dinero y tiempo a Mulberry y a Loewe con colecciones insulsas y sin carácter. Allá ellos.


En el pasado, los artículos vendidos en los outlets eran piezas de colecciones previas y pedidos que no se habían vendido. Ahora, los outlets -los de Coach o los de cualquier empresa- reciben un alto porcentaje de la mercancía hecha para ellos específicamente. En el caso de COACH, un 80% de su mercancía en outlets está hecha a propósito para venta con descuento y va marcada con un FS (Factory Store) por dentro, con lo que conlleva de menor coste y menor calidad. Incluso los diseños son distintos, dirigidos a un público menos “fashion” y más sensible al precio.

De nada le sirven a Coach las más de 40.000 entrevistas a clientas. Los directivos deberían “intuir” la respuesta sin tanta ayuda.

Y con la confusión creada y la pérdida de credibilidad, se llega ahora al cierre de 70 tiendas en Estados Unidos y a una caída en bolsa de un 9%.

 

 

Hasta la tienda “faro” de Coach en la quinta avenida se nos antoja aburrida y ochentera. Coach ha copiado la historia de éxito de otras marcas, replicando a Louis Vuitton, Gucci o Prada. Pero en su carrera hacia el éxito ha querido exprimir hasta la última gota el limón de las ventas. La avaricia rompe el saco.

 

 

EconomíaModaOtros temas

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes