ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Jugar con Cabeza por Federico Marín Bellón

El viejo Doyle Brunson y siete españoles luchan por la gloria en las WSOP

El viejo Doyle Brunson y siete españoles luchan por la gloria en las WSOP
Federico Marín Bellón el

Muerto Amarillo Slim, Doyle Brunson es la mayor leyenda viva del póquer y de las apuestas. El viejo vaquero, el primer jugador que ganó un millón de dólares, tiene diez brazaletes de las WSOP y parece dispuesto a luchar por el undécimo, a menos de un mes de cumplir 80 años y cuatro décadas después de ganar el primero. Pero sobre todo, tras superar cuatro all in contra el cáncer, cuatro flips a vida o muerte. Dejó dicho que este año no podría participar porque los tratamientos lo habían dejado algo débil, pero ahí lo tienen, a punto de pasar por caja por enésima vez, entre los 50 primeros de la clasificación del torneo más grande y exigente de la temporada.

Pablo Rojas, el mejor de los españoles, es además muy creativo a la hora de colocar sus fichas. Fotos: WSOP / PokerNews

En efecto, después de tres días estamos en plena burbuja del Main Event de 2013. Quedan 666 jugadores «vivos» (no parece que a Brunson le asuste el número) y cobrarán casi todos ellos, 648 afortunados que obtendrán entre 19.000 dólares y 8,3 millones. Doyle tiene más de 600.000 puntos en fichas, cien mil más que el mejor de los siete españoles supervivientes, Pablo Rojas. Los otros integrantes de la Armada son Raúl Páez, Carlos Mortensen, Álvaro Aspas, David Lebrón, Emilio Domínguez y Jorge Ufano. Como suele decirse, el más tonto hace relojes.

Pero hoy quiero volver sobre el viejo Texas Dolly, quien además de mantener un nivel de juego increíble todavía tiene energías para tuitear sobre su marcha en el torneo e incluso para pedir que envíen a Liv Boeree a la mesa principal, llena de «tíos feos».

Brunson prefiere ver a Liv Boeree en las mesas antes que a tanto «tío feo»

En estas mismas WSOP, el irreductible vaquero perdió bastante dinero debido a su fracaso en el Poker Players’ Championship, no sólo por los 50.000 dólares que costaba la inscripción. Las apuestas paralelas fueron su perdición, ya que porfió contra no menos de 18 jugadores en un triple salto mortal (aunque en su caso, la expresión está fuera de lugar): 30.000 $ a que se llevaría algún premio, otros 30.000 a que haría mesa final y 30.000 más a que ganaría un nuevo brazalete de campeón. Si cuando era joven no le temblaba el pulso, cabe imaginar que después de escuchar cuatro veces las palabras más odiadas, «es maligno», los asuntos de dinero le parecerán una minucia.

Poker

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes