ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Jugar con Cabeza por Federico Marín Bellón

Una monja ludópata roba 100.000 euros en dos iglesias

Federico Marín Bellón el

La hermana Mary Ann Rapp, de 67 años de edad, ha sido acusada de robar 128.000 dólares (algo más de 100.000 euros) de los cepillos de dos iglesias rurales en las que trabajaba, en el condado de Orleans, en el estado de Nueva York. Las autoridades creen que la monja utilizaba el dinero de los “pellizcos” para pagar sus excursiones al casino. Además de advertir contra la extendida costumbre de generalizar, cabe destacar dos circunstancias: lo mal que se le daba a la mujer el juego y lo generosos que eran sus feligreses. 

Detalle del cartel de la película “Monjas a la carrera”

Las parroquias de St. Mary y St. Mark, a las que acuden unas 600 familias, fueron las víctimas de los continuados hurtos de Mary Anne, entre 2006 y 2010, según informa el diario “The Buffalo News”. Después de varios meses de investigación, propiciada por la denuncia del reverendo Mark J. Noonan, se pudo comprobar por dónde se escapaba el dinero, según informó el sheriff del condado de Orleans. Por el momento, se desconoce si la monja se gastaba lo sustraído en la ruleta, en el blackjack o incluso en el póquer. 

Según el fiscal del distrito, Joseph V. Cardone, es la primera vez que sorprenden a una monja con la mano tan larga, aunque se habían dado casos de empleados de alguna iglesia e incluso el de un cura que también robaba con una mano lo que se gastaba con la otra en el casino. “Soy fiscal del distrito desde 1992 y no recuerdo un solo caso de monja acusada de nada. Odiaría decir que este caso es una muestra del signo de los tiempos”, explicó Cardone. “Me gustaría pensar que simplemente ahora somos más transparentes”. 

La iglesia de St. Mark, una de los lugares donde la hermana Mary Ann daba sus “pellizcos”

La hermana Mary Anne, por su parte, no ha hecho declaración alguna, por consejo de su abogado, James P. Harrington, aunque se ha sometido a tratamiento para curar su ludopatía durante nueve meses y medio. Ha sido descrita como “una gran persona, con 50 años de experiencia, que nunca se había metido en ningún lío”.   

“The Buffalo News” recuerda otros tres casos similares. En julio de 2009, el padre F. Norman Sullivan, de 74 años, admitió que había estado robando durante ocho años en una iglesia católica de Cheektowaga, hasta acumular más de 200.000 dólares. Después de ser pillado, lo devolvió todo.

En junio de 2008, Randall Kozlowski reconoció que se había llevado 400.000 dólares de otra iglesia de Cheektowaga, donde deben de estar perdiendo la fe, por el más sofisticado método de firmarse cheques a sí mismo para cubrir sus deudas del juego. 

En julio de 2007, el exgerente de una iglesia fue condenado a seis meses de cárcel tras robar casi medio millón de dólares de St. Christopher, en Tonowanda. Esta vez el destino del dinero eran una lujosas vacaciones, mejoras en su casa y gastos familiares diversos.  

 

Juego
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes