ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs La fiebre del oro(.com) por Jon Oleaga

La inteligencia artificial sacará a la luz los empleados que no aporten valor

La inteligencia artificial sacará a la luz los empleados que no aporten valor
Jon Oleaga el

La inteligencia artificial nos preocupa a todos, ya está aquí, y va a impactar en los puestos de trabajo en un futuro muy cercano. Los robots no nos van a quitar el empleo, pero sí que lo van a cambiar drásticamente.

Hablamos con Marc Altimiras, vicepresidente de ventas de Cornerstone para el sur de Europa, con toda una vida dedicada a la inteligencia artificial, el machine learning y el big data.

¿Cuándo estará la IA realmente presente en nuestro trabajo?

Desde hace tres o cuatro años, ya se está utilizando. Pero no es el tipo de IA que la gente espera, en la actualidad está destinada a ayudar a los empleados a hacer sus tareas, no a sustituirlos. Por ejemplo, si necesitabas cubrir una nueva vacante en tu empresa, la IA te da pistas, información para tomar mejores decisiones. La IA no puede tomar el dictamen final, no conoce las emociones ni la lógica detrás de ellas, pero si consigue evitar los amigismos, y las ineficiencias. Jamás sería capaz de sustituir a un comercial vendiendo un producto complejo. Pero en otros casos como en la conducción autónoma tiene sentido, porque una máquina siempre lo va a hacer mejor que las personas, ya que tiene más sensores. Pero en tareas complejas y creativas es más complicado que ocurra.

¿Habrá puestos que se perderán sustituidos por un robot?

Sí, reemplazará los puestos compuestos de tareas repetitivas, sin creatividad o sin interacción con más personas.

¿Qué beneficios traerá la IA a la empresa?

Se podrán reducir los perfiles administrativos, y aumentar los que afecten a negocio. Los empleados, podrán dedicarse más tiempo a lo suyo, y abandonar las tareas administrativas. El empleo cualificado se beneficia, pero el no cualificado no tanto. El tipo de tarea que se va a sustituir es como la de los robots en las cadenas de montaje, es decir, las más repetitivas, como enviar mails o hacer facturas. De todas formas, la felicidad de los puestos de trabajo llenos de tareas de ese tipo tampoco es elevado, así que será bueno para todos si desaparecen.

Con la IA el perfil del trabajador también cambiará. ¿De qué manera?

Las herramientas que disprondrán los empleados serán diferentes. Y éstos necesitarán de habilidades de análisis de datos, tanto como empleado, como de usuario final de este tipo de tecnologías. El trabajo, cada vez, va a estar más basado en datos.

Ahora te podías esconder en las tareas administrativas para dar sentido a tu posición, pero eso se va acabar. Se verá quién está aportando algo al negocio y quien no. Es un mensaje positivo para los que realmente dan valor a la empresa.

¿Cómo nos podemos preparar para ese momento?

Por un lado en la parte más higiénica, es decir, estar al día en el apartado tecnológico. Aprender a analizar datos, procesos y los resultados la IA. Pero claro, lo primero es ser bueno en lo tuyo, eso no va a cambiar. En el departamento de recursos humanos, el 80% del tiempo se utiliza en tareas administrativas, no en la toma de decisiones. Desde el punto de vista de selección, en vez de entrevistar a 500 perfiles, la IA te los puede dejar en 20, agilizando el proceso.

¿Qué piensas sobre la IA que se presenta como candidato a alcalde a un distrito en Tokio?

Son escenarios muy concretos, tú preguntas y alguien te constesta. No hay mucho riesgo, no es un médico que si opera a alguien y se equivoca, el paciente se muere. Cada vez va a haber más escenarios sorprendentes, pero que vaya a sustituir a los profesionales, todavía es un escenario remoto.

Quién es el responsable cuando una IA falla y hay un perjuicio. Será el programador, la compañía que lo vendió, el que lo compró. Hay muchas preguntas sin respuesta. A todo esto le queda tiempo, para estar hablando de sustitución de roles.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes