ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs La fiebre del oro(.com) por Jon Oleaga

Gracias a la retribución flexible es posible beneficiar a más empleados con menores costes de gestión

La disrupción al departamento de recursos humanos de las empresas está llegando gracias a las startups

Gracias a la retribución flexible es posible beneficiar a más empleados con menores costes de gestión
Jon Oleaga el

Los trabajadores, de cualquier nivel y sector, nos quejamos siempre de que los sueldos no suben. La herencia de la crisis ha dejado a muchas empresas grandes y pequeñas “con lo justo”, y los costes y márgenes que manejan difícilmente les permiten aumentarlos, aunque quisieran. ¿Puede haber una solución? La hay. Se llama retribución flexible, y aunque es un formato que existe desde hace bastante tiempo en nuestra legislación laboral, muchas veces el desconocimiento por parte del empleado y la burocracia por la del empresario han hecho que no se aplique más que en casos puntuales.

¿El resultado? Fuga de talento, menor compromiso del empleado, desgana… La startup Cobee ha llegado al mercado español para romper estas barreras. Armada con una plataforma tecnológica que permite gestionar, de forma sencilla, eficaz y totalmente automatizada, los planes de retribución flexible y los beneficios sociales para los empleados, ofrece a las empresas un poderoso incentivo con que retener el talento que muchas veces huye hacia campos más verdes: el equivalente a un incremento salarial de hasta el 15%. Y todo eso sin complicaciones administrativas ni grandes inversiones.

“Mi socio Daniel Olea y yo nos dimos cuenta de que no existía nada tecnológico en el ámbito de los beneficios sociales y los planes de retribución flexible en España”, explica Borja Aranguren, cofundador y CEO de esta startup. “Mediante la retribución flexible es posible beneficiar a un número mayor de empleados con menores costes de gestión, lo que aumenta el retorno de la inversión por empleado. Pero actualmente se siguen haciendo las cosas de manera tradicional, casi manual, lo que complica su gestión para los departamentos administrativos y de recursos humanos de las empresas. Además, las fórmulas actuales no aportan demasiado valor a los empleados y no dejan claro el beneficio que reciben en el día a día, lo que hace que la adhesión media sea baja (en torno al 15-20%)”.

Porque una empresa que quiere que sus empleados estén a gusto y motivados (y créanme, siempre es rentable que lo estén) tiene que cuidarles. Encontramos dos vías en el ámbito profesional para hacerlo: efectivamente una es la económica, pero también hay otra: la ‘emocional’, es decir, beneficios reales o algo que así perciban. Estos últimos pueden consistir desde en flexibilidad horaria hasta en cursos de formación en el extranjero o pagarles el gimnasio. Una sabia mezcla de ambas es la fórmula perfecta de retención del talento.

Así, cuando no es posible subir el sueldo neto de los empleados, sí puede permitírseles acogerse a la retribución flexible -una reducción voluntaria de los empleados de parte de su salario a cambio de productos exentos de IRPF-. Consiste en ‘pagar’ determinados servicios como comidas en restaurantes, la guardería de sus hijos o sus billetes de transporte público a través del bruto de su nómina, de manera que consiguen un descuento directo del porcentaje de IRPF del tramo más alto aplicable (hasta un 37-45%). “Se les proporciona una tarjeta VISA con la que abonar los servicios y una APP móvil para ir viendo en tiempo real sus gastos y ahorros. No hay ya chequeras en papel, ni varias tarjetas, ni retención de saldos… A final de mes se les descuentan los gastos de la nómina. Gracias a este sistema los trabajadores pueden llegar a percibir el equivalente a una subida salarial del 15% a final de año”, explica Aranguren.

Algo distinto, aunque también factible, es el beneficio social, que se ofrece como un paquete retributivo adicional al salario de los empleados. Hasta ahora las empresas debían elegir entre proporcionar a los empleados este tipo de servicios como beneficios sociales o como retribución flexible. “Con Cobee pueden combinar ambos modelos automáticamente de manera muy sencilla -asegura Aranguren-. Por ejemplo, si una empresa decide subvencionar 7€ diarios de la comida de sus empleados, con Cobee el empleado puede destinar hasta 4€ adicionales por comida (hasta el límite fiscal de los 11€) y de esta manera aumentar el beneficio por comida de 7€ a 8-9€ gracias al beneficio fiscal adicional. La empresa no incurre en costes adicionales porque se produzca la combinación”.

Aunque en España vayamos más lentos en la implantación y disfrute de este tipo de medidas, es algo cada vez más demandado a día de hoy. Según un estudio, a finales del 2018 el 72% de las empresas españolas ya ofrecía como mínimo un producto de retribución flexible. Sin embargo, el porcentaje de adhesión a estos planes no pasaba del 20%. “Nosotros pensamos que esto tiene su explicación en la falta de información. Los empresarios piensan que van a cometer algún tipo de irregularidad por desconocimiento en la materia y los empleados, por su parte, no confían en el supuesto ahorro que permite la herramienta”, afirma el CEO de Cobee.

Antes de que acabe el año, la compañía espera aumentar la cartera de servicios que ofrece en su plataforma all-in-one, además de los que ya ofrece: comidas, guardería y transporte. “Las empresas tienen excusa para cuidar, un poco mejor, a sus profesionales”, concluye Aranguren..

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes