ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Entre barreras por Ángel González Abad

Historia de una traición novilleril

Rosario Pérez el

Perdonen que omita los nombres, aunque más adelante daré los apellidos. Me cuenta un novillero con la hierba aún en la boca que un apoderado le ha engatusado con promesas de novilladas en ferias de renombre. Me ha indignado. El chaval se ha dejado engañar por el camelador que buscaba el beneficio propio. Cosas del destino, el apoderado de corte artista se ha topado en la barra de un bar andaluz con el primo del torero y en su lenguaraz condición ha dicho que aquel al que apodera no vale ni para torear con mansos de carretas del Rocío.

Aquello ha llegado a los oídos del chiquillo, ese al que el mentor decía que quería como uno más de su familia. “Hijo, p’acá; hijo, p’allá”. ¿Querer? Algunas vidas se cruzan por mero interés, donde conceptos de tal pureza se abrazan a la ausencia.

El torero, al que no sé si llegaremos a ver en los carteles de primera, ha perdido la fe en representantes embaucadores, pero ojalá que tenga la creencia suficiente en él mismo para cincelar la senda de sus sueños. Y que el toro y el tiempo pongan a cada cual en su sitio.

 ¿Los apellidos? Uno se apellida Inocencia; el otro, Traición. Valiente, si lees estas líneas, sigue adelante. Quien sabe si un día podrás brindar esa faena a un apoderado fiel al principio de autenticidad. Escribe tu propia historia arropado por quien confíe en tus valores. Como nos recuerda hoy Talavante, se hace camino al andar…

(De la comparsa carnavalera-rociera de aplaudidores ya hablaremos en otro post)

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes