ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El talón de América por Carmen de Carlos

El gol de España rebotó en Argentina

Carmen de Carlos el

 

La Embajada de España, el Club Español y el Obelisco, emblema de Buenos Aires, se pintaron con los colores de la bandera de España. Varios cientos de españoles, descendientes de españoles y argentinos que apoyaban a “La Roja” se concentraron en estos lugares para celebrar un triunfo histórico. Envueltos en banderas, con la cara pintada, boínas, camisetas y toros negros en el pecho disfrutaron de una fiesta que, a veces, parecía no llegar nunca.

“Sudamos la gota gorda pero mereció la pena”, “casi me da un infarto”, “Aupa España”, “Viva la furia”… Los comentarios de la gente reflejaban la angustia que se sufrió hasta el último minuto. El golazo de Iniesta puso en pie a todo el mundo. Abrazos, besos, gritos y lágrimas de emoción. Parecía que el partido se había terminado ya pero continuaba.

En la Embajada, con una pantalla gigante y dos monitores,  la gente se tapaba los ojos, otros se llevaban las manos ala cabeza y algunos recordaban en voz alta los evangelios enteros rogando para que sonara el silbato de un árbitro de cuya familia también tenían memoria. Hasta que esto no pasó el  Embajador, Rafael Estrella, sufrió en primera fila junto a su mujer.

Finalizado el partido, con la mayoría de la prensa española acreditada en Argentina presente, cámaras de diferentes cadenas de televisión y emisoras de radio siguiendo el encuentro, estalló la fiesta. Buena parte de la colectividad española se dirigió al Obelisco. Allí se agolparon, bailaron flamenco y hasta tocaron una “jota de Estrada”. Entre la multitud se descubrían personajes de todo tipo y edades. “¡Que viva España y Argentina. Hace 60 años que llegué”, decía una anciana abrazada a una bandera. A su lado un joven con una bota de vino (debía estar vacía) y una réplica de la copa del mundo canturreaba: Argentina es un pueblo hermano pero ésta -la copa- está en mi mano. Si la Cibeles no viene a nosotros, nosotros vamos al Obelisco que es como la Cibeles. Pues si él lo dice, será verdad, pero ahora lo único cierto es que España llegó a la final y el pulpo Paul, para asombro del mundo, volvió a acertar.

 

Política

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes