ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El talón de América por Carmen de Carlos

Así fue la final en Buenos Aires

Carmen de Carlos el

A miles de kilómetros de España y de Kiev, un grupo de españoles seguía, minuto a minuto, la final de la Eurocopa. Acompañaban muchos argentinos, ejecutivos de multinacionales, representantes de pequeñas y medianas empresas, abogados, administrativos, secretarias, periodistas… Profesionales de todo tipo con una sola camiseta: la roja de la selección. El embajador, Román Oyarzun, abrió las puertas de la Embajada para que todos presenciaran una final de cine. Dos enormes pantallas, cedidas por Telefónica, permitieron a las decenas de seguidores de “la roja” ver, desde la distancia, los cuatro golazos de los campeones.

El primero desató pasiones desenfrenadas. Un  niño, emocionado, salió a la carrera y se llevó por delante el cablerío. El apagón sorprendió a todos, incluido José María Hidalgo (Endesa) pero fue visto y no visto. Reconectados de nuevo con la Eurocopa, siguió el paseillo por el campo de los chicos del “bigotón”, como llaman algunos locutores argentinos a Del Bosque. Con un par a favor de España llegó el descanso del primer tiempo. Pronósticos variados entre la concurrencia. Iñigo García-Badell (Gonvarri) y Javier Agustí (MacDonald) acertaron con su 4-0. Otros fueron más modestos y, desde el principio, como José Luis Rodríguez Zarco (Telefónica) se conformaban simplemente con ganar. Algunos están presentes en este vídeo, una muestra sin pretensiones de una reunión histórica. Otros se escaparon de la cámara por timidez o despiste propio. La mayoría asistió, en esta misma Embajada, a la final del Mundial. Con esta victoria de la selección española, la costumbre de volver a este “estadio” podría instalarse como cábala de la buena suerte para futuras finales.

En Buenos Aires, lejos, muy lejos de España y de Europa, ayer sentimos que estábamos todos un poco más cerca.

Política

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes