ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El bochinche venezolano por Ludmila Vinogradoff

EL Museo de los Presos Políticos

Ludmila Vinogradoff el

Caracas también tiene su museo del horror, la muerte y la tortura que han sufrido y todavía sufren los presos políticos. Según el Foro Penal quedan tras las rejas 288 personas que han sido encarceladas por pensar distinto al “socialismo siglo XXI” que pregonan los chavistas.

Y si la cifra de los presos políticos y no juzgados parece aún pequeña, hay registradas 12.949 personas que han sido detenidas por protestar y marchar en las manifestaciones desde 2014 buscando pacíficamente la salida de Nicolás Maduro, según la cuenta del Foro Penal.

Lilian Tintori

Pero Lilian Tintori, esposa del político Leopoldo López, preso desde el 2014 y condenado a 14 años de prisión, siendo inocente, confirmado por la propia fiscal general Luisa Ortega Díaz, no ha esperado que salga Maduro del poder, sino que se adelantó para inaugurar el Museo de los Derechos Humanos en el municipio de Chacao.

El centro fue abierto esta semana por los activistas de los derechos humanos, los familiares de los presos políticos y asesinados en las protestas, abogados y excarcelados. Este es el primer museo de los mártires de la democracia donde se muestran las pésimas condiciones de encarcelamiento y vivencias inhumanas de los presos políticos.

Pero lo más importante es que recoge las imágenes y los nombres de más de 200 venezolanos que han sido asesinados durante las protestas contra el régimen registradas desde el 2014 hasta el 2017. La puesta en escena de sus vidas ofrendadas es para no olvidar quienes fueron los verdaderos mártires de la democracia.

Lilian Tintori no se anda por las ramas: “queremos mostrar un registro histórico de presos políticos y venezolanos que fueron asesinados por la dictadura mientras protestaban pacíficamente”.

En cada estación del museo se muestran ejemplos de torturas practicados con mayor frecuencia como en la conocida “La Tumba”, donde el frío a temperaturas de 4 y 8 grados centígrados y a una profundidad de 5 niveles por debajo de la tierra,  mantienen las celdas iluminadas con luces de neón las 24 horas para volver locos a los detenidos. Es una de las sedes de la tenebrosa policía política,  Sebin,  (Servicio Bolivariano de Inteligencia).

El museo sirve también para mostrar las cartas, poemas, frases y dibujos que realizan los presos políticos desde su injusta prisión. Objetos realizados por sus propias manos con lo poco que tienen en sus celdas donde expresan lo que han vivido. “Recordamos cada violación de derechos humanos en Venezuela para que no vuelvan a ocurrir nunca más”, dice Tintori en el recorrido.

La muestra presentó también el escudo de César Pereira, el casco de Neomar Lander y los rostros cada uno de los asesinados en protestas, “honrados y homenajeados por sus familiares y por la ONG Justicia, Encuentro y Perdón. Los tenemos presentes honrando su memoria, su lucha y sus ideales”, añadió Tintori.

Una celda de madera, dibujos, artesanías, pinturas, entre otros objetos, permiten a los asistentes tener una imagen de cómo los presos políticos pasan sus días en la cárcel. El museo permanecerá abierto al público para mostrar “la verdad de lo que pasa en Venezuela”, expresó Rosa Orozco, madre de la asesinada Geraldine Moreno (+) y directora de Justicia, Encuentro y Perdón.

política

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes