ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El bochinche venezolano por Ludmila Vinogradoff

Quién soy yo

Quién soy yo
Ludmila Vinogradoff
Ludmila Vinogradoff el

En mi larga carrera periodística, muchas veces he preguntado a mis entrevistados:  ¿quién eres, cómo te defines? . Hoy, al ponerme en sus zapatos, al hacerme yo la pregunta,  siento la misma sorpresa y dificultad de responder en pocas palabras toda la historia de una vida.

Lo primero que me viene a la mente es definir la línea de valores y principios que han conducido mi vida profesional y que armoniosamente me han acompañado en mi vida personal:  luchar por la libertad de expresión, la honestidad, la verdad, la justicia,  la libertad y la democracia son los valores que  me inculcaron en mi hogar y en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela.

Muchos de mis profesores en la universidad, que militaron largo tiempo en el Partido Comunista de Venezuela, marcaron un tanto mi conducta profesional.

Trabajando en El Nacional,  como reportera de la sección política, llevé a cabo una investigación que destapó el escándalo de “los Jeeps”. Se trataba de más de 60 vehículos que el gobierno de Jaime Lusinchi, con el apoyo de su entonces secretaria privada Blanca Ibañez, financió con fondos públicos para destinarlos a la campaña electoral de Acción Democrática en 1988.

Más tarde escribí muchos reportajes de denuncia, sobre el tormentoso segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez, su juicio por la malversación de fondos de la partida secreta para ayudar a la presidenta de Nicaragua, Violeta Chamorro, y su destitución del cargo un año antes de terminar el mandato.

Al Presidente Chávez lo entrevisté unas 16 veces, personal y telefónicamente, desde su alzamiento del 4 de febrero de 1992. Pero caí en desgracia a partir del 2000 cuando le irritó que publicara un reportaje del testimonio de los familiares de 120 niños desaparecidos del deslave de Vargas, que la Primera Dama había dado en adopción de manera temporal, y nunca se devolvieron a sus familiares.

Como consecuencia fui despedida de todos los empleos que tenía  dentro y fuera de Venezuela.

Tras perder, también  el apartamento donde vivía, empecé a recuperarme cuando el diario español ABC me contrata como su corresponsal en Venezuela hace unos 10 años.

Un error cometido en una publicación reciente en mi blog “El bochinche”, con una foto que no correspondía a la situación tratada y que apenas duró seis horas colgada, antes que se procediera a la rectificación, disparó una colección de insultos y fui sometida al escarnio público a través de la televisora oficial, así como también a agresiones verbales en las redes sociales. Errar es de humanos así como rectificar, pero parece que eso no es suficiente para los agresores. En todo caso, que así sea.

Lo que sí es cierto, pase lo que pase, es que nunca abandonaré mi línea de denunciar la injusticia y  la corrupción, quien quiera que sea que la practique y defender la libertad de expresión, quien quiera que sea el que la vulnere. Esa soy yo !

GenteOtros temaspolítica
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes