Maléfica

Publicado por el Jul 1, 2014

Compartir

MALÉFICA-716x1024

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Hemos crecido creyendo que Maléfica era la mala?¿ Pues resulta que mala es, claro, pero porque alguien se encargó de anular su corazón convirtiendo la bondad en maldad, la esperanza en desánimo, el amor en odio y la venganza en su forma de vida.

Ayer llevé a doña Tecla al cine. Era la primera vez en su vida. Escogí Maléfica, de la siempre poderosa factoría Disney porque desde bien pequeña esa señora le ha gustado mucho a ella. No en la película de la Bella Durmiente, que no la tenemos, sino un cuento bastante cutre en dibujos que tenemos desde hace tiempo y que está ya todo pintarrejeado pero que a ella le sigue gustando. Con menos de dos años le empecé a leer ese cuento y siempre (entonces no hablaba), cuando salía Maléfica ella hacía un sonido gutural tipo león. Y pasaba las páginas yo y ella quería volver hacia atrás para volver a ver a la mala.

Cuando empezaron las noticias sobre que Angelina Jolie estaba rodando esta película me froté las manos porque me apeteció enseguida ir. Si no hubiese tenido hijas hubiese ido sola. Pero teniendo a doña Tecla, ¿qué mejor excusa? A Mofletes prietos la dejé en casa porque me la conozco y sé que no hubiese aguantado. Yendo sola suponía que si no aguantaba la película, Doña Tecla se hubiese tenido que sacrificar. Así que se quedó en el jardín de casa tan contenta jugando con su bebé.

Fue una tarde para las dos. Primero compramos palomitas y coca cola (sin cafeína que eran ya las seis de la tarde) La cara de Doña Tecla al entrar en esa inmensa sala fue de asombro. Pero a la vez se comportó como si ya hubiera estado muchas veces. Nos sentamos y le dije que si en algún momento tenía miedo que me lo dijera. Y empezó Maléfica. Ni pestañeó. Cambió dos veces de postura pero para darme el vaso de las palomitas y pedirme el de la cocacola.

No me hizo ningún comentario, ni preguntas. Estaba acostumbrada a que los niños hablases en las sesiones infantiles de cine. Pero ella no. Permaneció callada todo el rato. Muy atenta. Es más, se nos terminó la coca cola que compartíamos y le dije que si se quedaba sola un momento que iba a comprar otra. Y se quedó sin problema. Se lo dije a la mamá que estaba a mi lado que le echase un ojo por si acaso. Nada, ni enterarse.

La verdad es que disfruté enormemente viendo la cara que ponía. La próxima vez, eso sí, iré en el día del espectador porque entre las entradas y las palomitas la broma salió por 30 euros. Había gente que me decía que no es para niños. ¿Lo es? Pues básicamente, no. No lo es. Doña Tecla tiene casi cuatro años (le quedan 3 meses) y dudo que haya entendido mucho de la película. Pero es que a ella esa estética de los monstruos le gusta. Las hadas le encantan porque todo se lo explico a través de ellas y Maléfica, pues ya es un clásico en su vida.

No obstante antes de ir le puse el trailer en el portátil y le gustó mucho. Es cierto que me arriesgué pero en esta vida el tema ensayo error es fundamental. Alguna vez me tocará salir del cine con ella. O no. ¿Quién sabe? La película, desde luego, es buena. Tiene unos efectos especiales espectaculares, una estética medieval muy del gusto actual, recuerdo a Juego de Tronos. Las ciénagas, desde que Shrek las pusiera de moda, son indispensables en cualquier película de culto que se precie. Disney sabe lo que hace y lo hace bien. Así le va, claro (de bien, quiero decir) Os animo a verla. Angelina borda el papel y Vivian, una de sus hijas que interpreta a Aurora de pequeña, está comestible.

PD. No me paga nadie por hablar bien de esta película, ni me han regalado las entradas, ni las palomitas, ni nada que se le parezca. Simplemente cuento que me ha encantado porque así es. Me ha rechiflado. No descarto ir a verla de nuevo, de hecho.

Me puedes seguir en facebook, twitter y linkedin

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2014

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
julio 2014
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031