ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Una de piratas por Oti Marchante

El pequeño Kurosawa

Oti Marchante el


Me ha sorprendido ver dos películas de Kurosawa hechas antes de 1950, o sea, antes de ‘Rashomon’ y de su impacto mundial. Una de ellas, ya la mencioné días atrás, ‘El perro rabioso’, un película extraña porque es al tiempo muy negra y muy exterior, dos conceptos que no se suelen dar juntos. El negro y el policíaco tienden a los interiores. Y la otra, coetánea y absolutamente distinta, se titula ‘Un duelo silencioso’ (en ambas, como en tantas otras, el protagonista es Toshiro Mifune), absolutamente de interior y reconcentrada en sí misma; se centra en la figura de un cirujano que se contagia de sífilis mientras interviene a un paciente. El calor, el sudor, la tensión interna y los conflictos morales y de culpa son el aliño de ambas películas: en la primera a causa de un arma que le han robado al policía (Mifune) y que está causando estragos en la ciudad, creándole a su antiguo dueño un profundo sentimiento de culpa, y en la segunda a causa de la ética estricta del cirujano (Mifune) que ha de abandonar a su prometida sin aclararle las circunstancias con el fin de que pueda rehacer su vida… Son dos película curiosísimas de este director de insuperable anchura  narrativa, épico y virtuoso, preciso y shakespeariano…, que también puede colocar en un platillo chico dilemas brutales y morales al estilo con el que treinta o cuarenta años después lo haría Kieslowski.


De todos modos, el emperador Kurosawa tiene demasiados lados por los que ser visto, y éste es sólo uno, y de los más chiquitos. 

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes