ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Una de piratas por Oti Marchante

Dominique Sanda, por no decir Bresson

Oti Marchante el


 


Y así es más o menos como le cambio la cucharilla del yogur por la de la necesaria medicina a Félix, mi hijo, que tiene dieciséis meses:


La belleza cinqueccentista de Dominique Sanda cayó en el cine con la serenidad de una pluma en un día ventoso. Su modo de mirar y de ser mirada le sugirió a Bertolucci un preciso tratado sobre el tiempo y lo esbelto; y a De Sica, sobre la pérdida y la diferencia entre ralea y abolengo. ‘El conformista’, ‘Novecento’, ‘El jardín de los Finzi Contini’… Pero, a esa Dominique Sanda la caló un par de años antes Robert Bresson, un cineasta tan sobrio y escueto como un zapato inglés, y que la inauguró para el cine en una película titulada ‘Una mujer dulce’ (ella), que nos contaba la historia tremenda de una mujer que duda entre matar a su marido y suicidarse. Bresson también inauguró (en realidad co-inauguró, pues ese mismo año también hizo ‘Les enfants de paradis’, de Carnè) al cine a Maria Casares con ‘Les dames du bois de Boulogne’… Un cazador de actrices, Robert Bresson, a pesar de que su interés por el actor era en sí otro tratado sobre cómo hacer un zapato inglés. Algunas de sus películas sólo pueden ser consideradas como obras de arte: Pickpocket, Un condenado a muerte se ha escapado, Mouchette (demasiado triste y profunda, incluso para Cassavettes un día de resaca), Cuatro noches de un soñador (tan superior esta versión de La Noches Blancas de Dostoievski a la que hizo Visconti; una película seca y esponjosa, delirantemente romántica pero fría… sin duda digna del mejor Kieslowski), Le diable probablement, Làrgent… Naturalmente, Bresson no es un director para cualquier momento, ni para un roto o un descosido; Bresson es un cineasta para ser elegido: ahora o nunca. No hay nada tan certero para ‘un momento bresson’ como una película de Bresson…


Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes