ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El lunes empiezo por Patricia Ramírez

¿Lunes a dieta? No, mejor respeta el cuerpo con lo que comes

¿Lunes a dieta? No, mejor respeta el cuerpo con lo que comes
Patricia Ramírez el

¿No estáis cansados de prometeros durante el fin de semana que el lunes empezáis con la dieta o a perder peso? El lunes empiezo es la excusa para desquitarse y comer sin control todo lo que el fin de semana te depara. Esta conducta alimentaria de comer lo que no es saludable, comer mucha cantidad, beber en exceso o atiborrarnos de dulce porque a partir del lunes empieza el “castigo” de comer de manera restringida para controlarnos, es el gran error.

Buscamos el placer inmediato para compensar el sacrificio que tenemos que realizar a partir del lunes. Pero ¿y si el lunes nos planteamos el acto de comer en sí como un ritual para respetar nuestro cuerpo, como una manera de darle a nuestro cuerpo y mente los alimentos que necesitan, lo que les sientan bien y la cantidad apropiada? Igual este es el camino para no tener que empezar ningún lunes más. Porque significará que realmente estamos cuidando nuestro cuerpo también los fines de semana.

Las palabras dieta y adelgazar son odiosas. Nos someten. Si fuéramos capaces de comer de forma serena, con atención plena, respetando nuestro cuerpo, a la larga, no tendríamos que hacer dieta nunca más. Hoy lunes te dejo algunas reglas para empezar con tu nueva filosofía de vida en torno a la comida.

Come amable
Mantén una relación amable con la comida. No, la comida no es humana. Pero tú sí. Ejemplos de relación amable con la comida pueden ser:

  • No coger la primera croqueta de la bandeja como si no hubiera un mañana.
  • No acabarte lo que tienes en el plato si no tienes más hambre.
  • Depositar los cubiertos sobre el plato mientras masticas. Así no tendrás el siguiente trozo preparado como si fueras a perder el turno.

Come sentado
La prisa nos lleva muchas veces a comer de pie, cogiendo la comida desde el táper, en lugar de un plato. No estás en las cavernas. Siéntate, pon la comida en un plato, respira antes de empezar y tómate quince minutos para disfrutar de tu comida. Pero quince minutos tranquilos.

Come bonito
Ponte la mesa como si vinieran invitados a casa. Compra, si no tienes, unos platos y copas bonitas. Hoy tienes una gran variedad y a muy buen precio. Cuando decoras la mesa y la pones bonita, automáticamente tu relación con la comida cambia. Apetece disfrutar del momento, como cuando te sientas a comer en un restaurante bonito.

Respeta tu cuerpo
¿Te beberías un vaso de lejía? No, porque es veneno para ti. Pues la mayoría de los alimentos que consumes por pura glotonería, por gula o por calmar emociones como la ansiedad o la pena, no son saludables para tu cuerpo. A nadie le da por tomarse un plato de verduras a la plancha cuando tiene ansiedad. Lo que hace es ingerir procesados cargados de sal y azúcar, como las galletas o las “patatillas”. Respeta tu cuerpo. Dale por favor los alimentos que lo cuidan. Déjate fruta cortada en la nevera. Hazte hummus. Ten recursos para que cuando te apetezca picotear, tengas dulce y salado a mano, pero saludables.

Hoy lunes es el mejor lunes para empezar a cuidarte.

EmocionesPsicología

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes