ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs La fiebre del oro(.com) por Jon Oleaga

Tarjetas de un sólo uso para compras en internet

Tarjetas de un sólo uso para compras en internet
Jon Oleaga el

Las compras en internet, sobre todo en a través del teléfono móvil se han multiplicado por dos en los última década. Compramos absolutamente de todo a través de internet, desde entradas para el cine, vuelos, hoteles a la compra del supermercado, y usamos la tarjeta de crédito prácticamente para todo. Las posibilidades de que durante estos procesos ocurra un robo de tarjeta son innumerables. No sólo por un robo físico o la pérdida del móvil, sino porque el robo de datos privados por hackers, aprovechando vulnerabilidades de las webs es un hecho ya conocido, les ha ocurrido a las empresas más grandes y reputadas, como Sony o Microsoft, por no hablar de las webs de procedencia más dudosa o con una infraestructura mucho más pequeña.

Las tarjetas prepago son un buen sistema para evitar el fraude, porque aunque roben el número, el daño está controlado, sólo pueden robar el dinero cargado. Lo mismo ocurre si usamos intermediarios como Paypal que se ocupan de la seguridad y evitan que terceros tengan acceso a la tarjeta de crédito.

Ya hemos explicado previamente qué es Revolut, y sus ventajas como tarjeta prepago. No sólo porque nos permite sacar hasta 200€ de cualquier cajero sin cobrarnos comisión, y que el cambio de divisa sea gratuito, sino también, por las funciones de seguridad que aporta su aplicación, con el bloqueo de las compras en internet, la banda magnética o el contactless con sólo tocar un botón, además de que utilizando el sistema de emparejamiento con el móvil, la tarjeta no funciona si no está en su mismo lugar. Estos sistemas de seguridad son perfectos para evitar el fraude, sobre todo cuando viajamos al extranjero, y somos más vulnerables.

Ahora Revolut ha ido un paso más allá y ha creado un sistema de tarjetas virtuales con números aleatorios que sólo sirven para una única transacción. De esa manera es imposible que nadie pueda volver a utilizar ese número de tarjeta. Un servicio perfecto, sobre todo, al comprar un producto o servicio en páginas web de dudosa procedencia. El único aspecto negativo es la incomodidad de tener que meter los datos de la tarjeta cada vez que se efectúa una compra, y no poder memorizarlos. Aún y todo, sigue siendo una gran opción si la página es nueva, y no nos da ninguna seguridad.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes