ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El talón de América por Carmen de Carlos

“El secreto de sus ojos”

Carmen de Carlos el

Me parece que fue en un diálogo de la serie “En Terapia”, donde uno de los personajes observa: lo único que no se puede disimular en la vida es la inteligencia. Eso es, exactamente, lo que el espectador descubre al ver “El secreto de sus ojos”, la última película de Juan José Campanella (El hijo de la novia y Luna de Avellaneda) coproducida por Gerardo Herrero, estrenada hace unos días en Buenos Aires y en competición para el Festival de Cine de San Sebastián.
La historia dura dos horas. Mantiene en vilo a los espectadores desde la primera hasta la última escena. La tensión es continua y sin baches. La cinta no tiene nada que envidiar al género negro norteamericano. Campanella, un realizador de talento genuino, ha dirigido varios episodios de teleseries estadounidenses como La ley y el orden, House o 30 Rock.
Son los años 70 en Argentina. La guerrilla se despacha a golpe de bombazos en Buenos Aires. El Gobierno de Isabelita Perón se vengará con la creación de la AAA (Alianza Anticomunista Argentina), escuadrones de la muerte organizados desde el Ministerio de Acción Social por el temible José López Rega, alias el Brujo. En unos años comenzará a escribirse el capítulo más negro de la historia argentina: la dictadura militar y el plan sistemático de desaparición de personas. En ese contexto, se produce un crimen. Una mujer joven es brutalmente golpeada, violada y asesinada en su propia cama. A su marido, un bancario, le comunican la noticia en la oficina. La obsesión de un ayudante de Juzgado por descubrir y encerrar de por vida al asesino condicionará su vida y el destino de varios personajes.
Ricardo Darín, popular en España por su trabajo en Nueve reinas y El hijo de la novia, encarna con su habitual dedicación al protagonista. Soledad Villamil, una buena actriz más conocida por sus papeles en series de televisión que por sus intervenciones en el cine, representa de forma impecable a la secretaria del Juzgado donde se investiga el crimen. Pablo Rago, otro chico de la TV, construye un marido virtualmente muerto en vida tras el crimen de su mujer. Los tres están bien, muy bien. Pero la sorpresa de la cinta es Guillermo Francella, un actor dramático desconocido en España y, sin embargo, famoso entre los famosos por sus papeles cómicos. Sería algo así como Andrés Pajares en los tiempos de Fernando Esteso. Pero Francella, un funcionario judicial alcohólico de lealtad infinita a Darín en la película, es mucho, muchísimo mejor.
Con estos actores, la crónica de la corrupción política y judicial de fondo, con las dudas y los miedos, con el amor en un puño, con la tenacidad por compañera y con un sentido propio de la justicia, se hizo “El secreto de sus ojos”, una película, está dicho, inteligente.

Política

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes