Naypyidaw, la capital fantasma de Birmania

Publicado por el Nov 6, 2010

Compartir

Naypyidaw está formado por bloques de pisos todos iguales donde viven los funcionarios del Gobierno

Aunque Naypyidaw es la capital oficial de Birmania desde noviembre de 2005, no merece ni llamarse ciudad. En realidad, Naypyidaw parece más bien el desolador extrarradio de una gran urbe post-industrial, ya que está plagada de innumerables bloques de viviendas de cuatro plantas todos iguales que parecen diseñados por el Ministerio de la Vivienda del franquismo. Sólo les falta la plaquita con el yugo y las flechas en la puerta.

Desperdigados en medio de una frondosa maleza tropical que se cuela hasta la puerta de las casas, los edificios están separados por desiertas avenidas de cuatro carriles en cada sentido, inexistentes en cualquier otra parte de Myanmar, el nombre original con que la Junta militar rebautizó a esta paupérrima y aislada nación del Sureste Asiático.

Un gran arco separa la zona civil del búnker militar del Gobierno, donde está prohibido el paso

En su delirio de grandeza, Naypyidaw es la última excentricidad del brutal régimen que dirige el general Than Shwe, un simiesco y supersticioso cartero que, según la leyenda, se dejó guiar por su adivino personal para trasladar la capital administrativa desde Yangón (Rangún), la principal ciudad del país, hasta este lugar enclavado en plena jungla.

Un gran arco separa la zona civil del búnker militar del Gobierno, donde está prohibido el paso

De todas maneras, no es la primera vez que un dirigente birmano levanta una nueva ciudad para su Gobierno. En 1859, el Rey Mindon trasladó la capital desde Amarapura hasta Mandalay. Pero para entonces ésta ya era una arraigada tradición. Desde la caída de la dinastía Pagan en 1044, la capital de Birmania ha cambiado de ubicación once veces.

La versión oficial del Gobierno asegura que Rangún, una urbe de 6,5 millones de habitantes donde parece que sus destartalados edificios coloniales se van a venir abajo, estaba tan congestionada que se había quedado pequeña. A tenor de la oposición, los generales temen tanto una invasión por parte de Estados Unidos que creen que podrían resistir mejor un ataque desde una capital como Naypyidaw, alejada de la costa y situada en el interior del país, a 400 kilómetros de Rangún. Desde aquí también se puede controlar mejor las cercanas zonas guerrilleras.

Los Ministerios están desperdigados en medio de la maleza y muy separados unos de otros

Además, Naypyidaw ha sido levantada a unos tres kilómetros al oeste de Pyinmana, un lugar clave en la historia de Birmania porque aquí se encontraba la base del ejército que logró liberar al país de los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial y luego la independencia en 1948. Paradojas del destino, dicho ejército estaba comandado por el general Aung San, padre no sólo de la independencia de Birmania, sino también de la líder opositora y Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi. Esta enérgica mujer, todo un símbolo de la lucha por la democracia, se ha pasado confinada bajo arresto domiciliario 15 de los últimos 20 años, concretamente desde que ganó las elecciones de 1990, que luego fueron invalidadas por la Junta militar.

Frente a la admiración que la sociedad birmana siente por la “Dama”, como es popularmente conocida Aung San Suu Kyi, el detestado régimen de los generales ha optado por aislarse del pueblo con el fin de perpetuarse en el poder. Para ello, se ha construido una gigantesca y desangelada ciudad de 4.600 kilómetros 78 veces la extensión de Manhattan en la que sólo pueden vivir los funcionarios de los Ministerios.

Este frío urbanismo basado en amplias avenidas y con las sedes oficiales muy distantes entre sí es un seguro contra protestas ciudadanas como las que tuvieron lugar en septiembre de 2007 durante la “Revolución Azafrán”. Al contrario que en Rangún, los manifestantes no habrían podido esconderse aquí en ninguna callejuela y, con tantos espacios abiertos, cualquier movilización ciudadana puede ser aplastada con facilidad.

Con su urbanismo “anti-algarada”, la Junta militar se ha aislado en una capital fantasma

Dividida en una parte civil y otra militar, donde está prohibido el acceso, Naypyidaw es todo lo contrario a lo que se supone debería ser una ciudad. En lugar de ser un espacio para la socialización, Naypyidaw es un alienante engendro urbano donde las casas están separadas de los Ministerios en los que trabajan sus habitantes.

De hecho, no existe un centro urbano ni hay tiendas, restaurantes o bancos por los calles, ya que todos los establecimientos comerciales están concentrados en una especie de rudimentario centro comercial plagado de pequeños locales. Por su parte, los restaurantes se concentran en una colina contigua, muy cerca de unas dársenas que parecen ser una estación de autobuses.

Sin centro urbano ni cines ni bancos, todos los restaurantes y tiendas se concentran en una colina

Todo lo demás son bloques de pisos exactamente iguales donde lo único que cambia es el color de sus tejados. En dichos edificios viven unas 16 familias, en las que al menos uno de sus miembros trabaja como funcionario en un Ministerio. Además, todos los inquilinos de un bloque pertenecen al mismo Ministerio y sólo hay un teléfono por edificio, generalmente instalado en la casa del chivato de turno para que así pueda informar a la Policía de las conversaciones íntimas de sus vecinos.

Uno de dichos funcionarios es el padre de Kyaw Zin Win, un joven de 29 años que, junto a su hijo pequeño y su madre, tuvo que dejar atrás su vida y sus amigos de Rangún cuando el Gobierno obligó a su progenitor a cambiar de destino. El viernes 6 de noviembre de 2005, la Junta militar anunció por sorpresa el traslado a la nueva capital para que, al lunes siguiente, los funcionarios se presentaran en sus nuevos puestos de trabajo.

Sin apenas coches en sus calles, desvencijados autobuses transportan a los habitantes de la ciudad

Cientos de autobuses y camiones, muchos de ellos transportando a los animales del zoológico de Rangún, recorrieron los 400 kilómetros de la tortuosa carretera que atraviesa la jungla hasta Naypyidaw. Al final del trayecto, plagado de míseros villorrios formados por chozas de madera, la estrecha calzada se abre en una flamante autopista de varios carriles, que desemboca en el cruce que dirige hasta las dos zonas bien diferenciadas de la capital.

Naypyidaw, que fue oficialmente bautizada en marzo de 2006 con motivo del Día de las Fuerzas Armadas, significa Ciudad de Reyes en birmano y en ella viven unas 100.000 personas con más pena que gloria a pesar de tan ostentoso nombre. “Aquí hay poco que hacer y no conozco a nadie, pero al menos no tenemos que pagar una renta de alquiler por el piso”, me explicó en mayo de 2008 Kyaw Zin Win, quien habita una casa de 80 metros cuadrados y dos habitaciones donde ni siquiera hay muebles.

El sueldo de funcionario no le da al padre de Kyaw Zin Win para amueblar la casa

“Mi padre gana al mes unos 50.000 kyiats (50 dólares) en el Ministerio de Deportes, así que yo tengo que trabajar con mi mot

o como taxista porque los precios han subido tanto que el dinero no nos llega”, desgrana junto a las mantas en el suelo donde duerme toda la familia.

Como el 90 por ciento de los birmanos, que viven con menos de dos euros al día, los funcionarios estatales son tan pobres como el padre de Kyaw Zin Win, quien ni siquiera puede comprar cortinas por las ventanas y por eso las cubre con papeles de periódico.

En la casa sólo hay una mesa en el salón y verduras casi podridas en la cocina, donde falta el frigorífico, pero la hospitalidad de los birmanos es tan sobrecogedora que el anfitrión no duda en ofrecer al visitante lo poco que tiene: unas galletas, unos chicles y hasta unas servilletas de papel sin abrir.

Una vendedora ambulante muestra sus frutas y verduras sobre la acera

A pesar de estas precariedades, Kyaw Zin Win puede considerarse afortunado porque, al menos, el hecho de vivir en Naypyidaw le asegura disponer de agua y electricidad las 24 horas al día, un lujo del que no disfrutan en Rangún y por el cual sus habitantes envidian a los privilegiados capitalinos.

Fuera de la vivienda, el paisaje es aún más desalentador, ya que las amplias calles están totalmente vacías y por ellas no circula ni un solo vehículo, un lujo que está fuera del alcance de la mayoría de los birmanos. El aspecto fantasmagórico de la ciudad tan sólo es roto por una vendedora ambulante que ha dispuesto sus frutas y verduras en la acera mientras, dos manzanas más allá, un grupo de niños juegan descalzos corriendo sobre la desierta calzada. La alegría de los pequeños hace aún más triste este sombrío lugar donde no hay ni parques ni cines ni teatros, tan sólo casas para los funcionarios estatales y calles para que acudan todos los días al trabajo.

Unos niños juegan en una de las desoladas calles de la ciudad

La mayoría de los ministerios, como los de Energía, Planificación, Transportes, Turismo y Educación, se agrupan en la avenida del Éxito (Zayyatharne), una interminable arteria donde las sedes oficiales están separadas por kilómetros de maleza. Los edificios, de aspecto bastante rudimentario y no demasiado grandes, no tienen nada que ver con los descomunales palacios que el general Than Shwe y los principales hombres del régimen se están levantando en Naypyidaw.

Pero, ¿cómo es posible que un país tan pobre se permita gastarse miles de millones de euros en construir de la nada una ciudad en plena jungla? La respuesta es sencilla: con obreros que trabajan como si fueran esclavos. Por unos 1.200 kyiats al día (un dólar), hombres, mujeres y niños se pasan doce horas al día juntando ladrillos, removiendo mezclas y arrastrando sacos de tierra y cemento.

Es el caso de Su Haling, una niña de doce años que trabaja junto a sus padres construyendo una réplica de la imponente pagoda de Shwedagon, el monumento más emblemático de Rangún. Para que a la nueva capital no le falten sus encantos turísticos, los generales han decidido no sólo copiar uno de los principales reclamos del país, sino también trasladar hasta Naypyidaw a los animales del zoo de la antigua capital.

A sus doce años, Su Haling trabaja construyendo una réplica de una pagoda por un dólar al día

“No puedo ir a la escuela porque mi familia es tan pobre que debo venir aquí a trabajar todos los días”, se lamenta Su Haling, ataviada con un pañuelo y una gorra que la protegen del intenso sol cenital, junto a un montón de arena por donde gatea un bebé mientras sus padres se afanan erigiendo un muro de hormigón.

Esta es la mano de obra que también ha sido utilizada en los siete hoteles de lujo construidos en la denominada zona de servicios de Naypyidaw. Dichos establecimientos son regentados por los militares o por hombres afines al régimen, como el multimillonario U Ta Zay, el yerno del general Than Shwe y propietario de los principales negocios del país.

La Junta militar birmana utiliza como mano de obra a niños esclavos

Además de dirigir la aerolínea Air Bagan y de poseer un centro comercial enclavado en el centro de Rangún donde se venden para la élite bolsos de Louis Vuitton, zapatos de Dior, perfumes de Chanel y champán Moet Chandon, U Ta Zay es el dueño del hotel Aureum Palace. Enclavado en un idílico paraje natural con el césped perfectamente recortado, este gigantesco “resort” cuenta con 13 lujosos bungalows de madera donde, por unos precios que oscilan entre los 85 y los 350 dólares, no faltan las televisiones de plasma y los servicios de sauna y masajes.

“Casi todas nuestras habitaciones están vacías ahora porque se acaban de marchar unos clientes rusos que habían venido en viaje de negocios”, indica uno de los empleados del hotel. Aunque no sabe de qué tipo de negocios se trataba, es bastante probable que los generales cerraran el trato en el campo de golf donde suelen llevar a sus invitados, según desgrana otro habitante de Naypyidaw que prefiere ocultar su identidad.

La miseria de Birmania contrasta con el lujo de los hoteles en Naypyidaw

Y es que la dictadura militar ha impuesto entre la población un paranoico estado de terror que ha sembrado la desconfianza y ha llenado las calles de chivatos y soplones. Desde el búnker diseñado por ingenieros norcoreanos, la Junta pilotada por el general Than Shwe sigue controlando a su antojo Birmania y expoliando sus ricos recursos naturales aislada en su nueva capital fantasma.

Versión íntegra del reportaje “Naypyidaw, la capital fantasma de Birmania”, publicado el 27 de julio de 2008 en Los Domingos de ABC


 

Compartir

ABC.es

Tras un biombo chino © DIARIO ABC, S.L. 2010

China y Asia ya plantean al mundo los principales retos del futuro, como la superpoblación, el desarrollo insostenible y la contaminación de sus megalópolis plagadas de rascacielos, pero también cuentan con paraísos naturales como el Tíbet, Tailandia o Mongolia. Descubrir sus contrastes es comprender el mundo del mañana.Más sobre «Tras un biombo chino»

Calendario
noviembre 2010
M T W T F S S
« Oct   Dec »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930