El grupo “El médico de mi hijo”, víctima del odio, la injuria y la maldad, cerrado por denuncias falsas

Publicado por el jul 25, 2014

Compartir

Soy, además de periodista desde hace 15 años (titulada para las que se empeñan en decir siempre lo contrario), agente literaria. El año pasado tuve el inmenso placer de lograr que la editorial Temas de Hoy (en la que fui editora 5 años y de la que guardo el más grande de los cariños) publicase un libro que me hacía especial ilusión: El médico de mi hijo. Este libro está escrito por un pediatra, Jesús Martínez, que hace un par de años tuvo a bien crear un grupo en facebook, abierto, con ese nombre. En ese grupo, varios pediatras, enfermeras, psicólogos, logopedas, etc, de manera DESINTERESADA Y ALTRUISTA, contestan de forma on-line a cuánta madre (a veces padre) pregunta angustiada lo que le pasa con su hijo (a). Desde asuntos relacionados con la fiebre, a asuntos de comer, vacunas, incluso cosas mucho más serias. Me consta que hacen una labor magnífica y maravillosa. Son (somos) casi 30 mil miembros de todo el mundo, que se dice pronto. O mejor dicho, éramos, porque facebook lo ha cerrado por obsceno. Sí, como lo oyen. Por obsceno. 

Pero no voy a cargar aquí las tintas contra la red social porque conozco bien su funcionamiento y las cosas las hacen, muchas veces, de manera automática. Voy a cargar contra quienes han denunciado el grupo. Tienen nombre y apellidos. Sabemos todos quienes son. Sólo diré que son mujeres. Y este escrito va dirigido contra vosotras: No se puede demostrar más malicia ni más fealdad de alma que la vuestra. Preconizáis crianzas con apego y a lo único que le tenéis apego es a la soberbia, al ego y a la maldad. Sois unas fanáticas. Sois pocas pero hacéis mucho daño. Sabéis perfectamente quienes sois. Pero la vida os devolverá con creces el daño que hacéis. No lo pongáis nunca en duda. Quién siembra vientos, recoge tempestades.

He hablado con Jesús. Está triste, descompuesto, no entiende el porqué de tanto daño, de vuestro odio. Vivís en épocas pasadas donde la censura campaba a sus anchas. Quienes no comulgan con vuestras ideas son lapidadas en plaza pública. Virtualmente, es verdad, pero también hace daño. He visto a gente llorar amargamente vuestros ataques. He visto gente disgustada por vuestras ofensas. Sois malas. Y algún día vuestros hijos sabrán lo que habéis hecho con otros seres humanos.

Ojalá Facebook rectifique pronto. ¿Cómo puede ser obsceno un grupo donde se tratan consultas de pediatría a madres desesperadas? Algunas madres no disponen ni tan siquiera de sanidad pública y ese grupo, para ellas, es su salvación. Y vosotras os lo habéis cargado. Bueno, esperemos que no. Pero se os ha visto el plumero. Odio, resentimiento es vuestra seña de identidad. No tenéis respeto más que por vuestra soberbia. No tenéis respeto más que por vuestro odio.

¡No tenéis perdón!

PD. No me llevo un sólo céntimo de euro del grupo. Por si alguna malpensada se cree que el cabreo viene de ahí. Ni uno. Nadie se lleva un sólo céntimo, de hecho, de ese grupo que sólo ofrece ayuda.

 

UNA HORA DESPUÉS DE PUBLICAR ESTA ENTRADA EL GRUPO HA VUELTO A SER REABIERTO. GANARON LOS BUENOS.

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2014

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
julio 2014
L M X J V S D
« jun   ago »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031