A los niños no se les pega. Nunca. Jamás. Por favor, no pegues a tus hijos

Publicado por el Mar 12, 2014

Compartir

Una niña de cinco años juega con otras de su edad en un parque improvisado al lado de un restaurante. Todas van vestidas muy guapas y con vestidos hechos especialmente para la boda de la tía de una de ellas. La niña de cinco años, la más traviesa, se tira por el tobogán, calcula mal el impulso y cae de culo sobre un charco con algo de agua y barro. Le duele el culo y llorando se va al restaurante a pedir consuelo a su madre. Ésta, cuando la ve, se queda horrorizada al ver el traje tan sucio y le suelta un tortazo:

-¡Te dije que tuvieras cuidado!, ¡Fíjate cómo te has puesto!

La niña se siente terriblemente humillada, no sabe qué decir. Quiere abrazar a su madre pero ésta está muy enfadada.

Esta niña soy yo. Esto que cuento es real. Y jamás lo olvidé. Curiosamente mi madre, sí. No se lo tengo en cuenta, lo he perdonado. Pero jamás olvidaré la humillación y el desamparo por haberme dado un bofetón delante de tanta gente ¡por haberme manchado un vestido que ni siquiera era cómodo para jugar! ¿Quién ha tenido la culpa? ¿el adulto por no haber facilitado una ropa adecuada para jugar o el niño por hacer lo que los niños hacen que es jugar?, ¿de verdad es tan importante estar guapa?

bofetada--644x362Leo la noticia del padre pamplonés condenado a pagar 213 euros a su hijo por haberle pegado, según la sentencia, le dio una colleja, lo levantó fuertemente del brazo, dejándole moratones en él, lo tiró sobre la cama y le pegó en las nalgas. Según el parte de lesiones esto es lo que ha hecho el padre y que ha tardado más de siete días en ser curado. Ah, se me olvidaba, y también un golpe en el labio inferior. ¿Y saben por qué? porque llevaba un día y medio sin hacer los deberes de matemáticas. No porque hubiera tirado a su hermana por la ventana, no, porque no quería hacer los deberes.

Lo que más me sorprende, o no, son los comentarios de la gente. Apoyando al padre. Por supuesto nadie dice nada del niño. Ni de las lesiones físicas ni de las psicológicas que vaya a tener a partir de ahora. Pero por partes. En primer lugar los padres están separados lo que ya en sí es un problema (subsanable) para la estabilidad emocional del niño. En segundo lugar la madre ha denunciado y ya todo el mundo da por hecho que es por fastidiar al padre. ¿En serio? Para mí leer eso suena tan chirriante como si leyese que una mujer ha denunciado a su marido por malos tratos sólo por hundirle en la miseria. Una mujer con un parte de lesiones, quiero decir. Y sí, obvio que habrá mujeres que hagan denuncias falsas y son unas auténticas delincuentes pero, oiga, eso no es excusa para no poner o no justificar el resto de los malos tratos. No sé si me explico.

Sé que en este tema soy minoría y no me importa. No justifico el maltrato jamás, hacia nadie. Y lo de este padre lo es. Escuece, sí, lo sé. Sé que escuece porque mucha gente pega a sus hijos creyendo que esa es la mejor para educar y porque así se lo han hecho a ellos “y no les ha pasado nada” ¿Seguro? Todo, absolutamente todo lo que vivimos en nuestra infancia queda grabado en nuestros corazones. Así lo explica Olga Carmona en una entrevista que le hice hace tiempo para este diario que puedes leer pinchando aquí. 

Nos ha costado mucho como sociedad llegar al pleno convencimiento de que a las mujeres no se les pega. Nadie en su sano juicio pega a su mujer por su bien y lo dice abiertamente. Sin embargo, a los niños, con la excusa de educarlos se justifica la torta a tiempo. ¿A tiempo de qué? Y la gente no parece tener ningún reparo en reconocer que a veces es necesario pegar a los niños. Y no me cabe en la cabeza. No concibo que alguien mucho más fuerte ejerza esa violencia. Se me escapa. Sé que a todos se nos puede escapar un cachete pero a cualquier ser humano, no sólo a los niños, pero eso es producto de nuestra ira no controlada, de nuestra agresividad.

descarga¿Tú qué quieres para tu hijo? ¿qué mensaje le quieres trasmitir? ¿todavía no sabes que los niños aprenden por imitación? ¿todavía no lo has comprendido? Si tú gritas, ellos gritan, si tú te quitas los zapatos al entrar en casa, ellos lo harán. Si tú criticas a la gente cada vez que te sientas en tu mesa a comer ellos aprenderán a hacerlo (no sin antes sacarte los colores chivándose en plena calle) Si tú les pegas, ellos pegarán.

Trata a tus hijos con respeto.

-No les grites.

-Jamás les pegues. Pierdes la calma, pierdes la razón. El adulto eres tú.

-No les hagas chantajes emocionales tipo: pues ya no te quiero.

-Nunca, nunca, jamás los insultes.

Reflexiona un momento y recuerda el niño que fuiste. Viaja a ese momento y desde esa perspectiva entiende a tu hijo. No tienes que ser su amigo pero sí jugar con él. Tienes que ponerle límites pero no coartar su libertad primaria. Tienes que educarlo pero jamás golpearlo. No lo hagas, pegar está mal. No se hace. Nunca. Punto. No tiene discusión, métetelo en la cabeza. Piensa una cosa muy importante. Si tu hijo te pregunta: ¿Por qué me has pegado? Y tú le contestas, porque te has portado mal, le estás trasmitiendo que cada vez que alguien se porte mal con él deberá pegar. ¿Quieres enseñarle eso a tu hijo?  ¿Quieres que sea un macarra? Porque yo creo que una persona  que resuelve sus conflictos a leches es una macarra…¿o no?

Si estás de acuerdo con este post, compártelo con el hastag #alosniñosnoselespega 

Gracias

Puedes seguirme en facebook y en twitter

No te vayas todavía. Mira este vídeo. Dura sólo un minuto y medio

)

Compartir

ABC.es

Madre no hay más que una © DIARIO ABC, S.L. 2014

No es posible entender la historia de la humanidad si no atendemos a la historia de la familia, de la crianza de quienes la protagonizaron. Cómo nacemos y cómo somos criados importa demasiado. Sin amor y ternura en la infancia, sin una familia que contenga, proteja y quiera se hace difícil ser un adulto mentalmente sano. Este blog es un espacio de reflexión sobre todo lo que nos afecta como seres humanos desde el momento en que somos concebidos. Nada es por casualidad y casi todo tiene un porqué en lo que nos sucede relacionado con nuestra infancia. ¡Bienvenido! Más sobre «Madre no hay más que una»

Categorías
Etiquetas
Calendario
marzo 2014
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31