ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs La vida en un Pip por Raúl Castillo

Los gráficos que demuestran que la expansión monetaria no ha mejorado la economía real

Las toneladas de dinero puesto en el mercado por la Reserva Federal hacen crecer al SP 500 un 164 por 100 mientras el PIB estadounidense solo crece un 24 por 100

Raúl Castillo el

Los ciudadanos de “a pie” se muestran perplejos: cuando pensaban que estábamos por fin la crisis económica atrás en 2019 después de 11 años de la quiebra de Lehman Brothers, llegan ecos de que podemos estar entrando en una desaceleración, no sabemos todavía si recesión, para el año 2020. ¿Pero entonces que han estado haciendo los Gobiernos y los Bancos Centrales durante todo este tiempo?

Citando al siempre certero Daniel Lacalle, se podría decir que los Gobiernos nos han tenido entretenidos con el “gas de la risa monetario”, una especie de anestesia general como la que se nos aplica al pasar al quirófano, pero que no evita que la trayectoria de la cornada que lleva el crecimiento económico mundial sea de pronóstico grave, aunque en este momento no sintamos nada, ni si quiera las piernas: digamos que estamos en la camilla del quirófano a punto de que se nos pase el efecto de la anestesia.

¿Para que ha servido entonces todo el esfuerzo de los bancos centrales en inundar los mercados de liquidez? El economista jefe de Real Investment Advicers, Lance Roberts, ha puesto negro sobre blanco en gráficos cuanto hemos gastado en evitar el desastre y cuales han sido los efectos de la política monetaria ultra expansiva de los bancos centrales.

A priori todo va bien: desde enero de 2009 hasta hoy, el SP 500, el mercado de renta variable por excelencia americano, creció un 164 por 100. Bien chicos! buen trabajo! Con una ganancia tan significativa en los mercados financieros, tu mente traicionera te lleva a pensar que esto es un dato inapelable de que la economía real esta creciendo. Pero si miramos el primer gráfico arriba a la derecha que publica en su estudio Real Investment Advicers, observamos que sí, que las acciones han crecido un 164 por 100 pero el PIB solo lo ha hecho en ese mismo periodo en un 24,11 por 100: o sea que si tienes acciones del SP te has hinchado querido, pero si creas negocios pequeños, o eres autónomo, o trabajador por cuenta ajena, a remar para salir a flote.

 

Como explica Roberts en su informe, La realidad es que después de 3 programas masivos de “flexibilización cuantitativa” impulsados por la Reserva Federal, un programa de extensión de vencimientos, rescates de TARP, TGLP, TGLF, etc., HAMP, HARP, rescates directos de Bear Stearns, AIG, GM, apoyo bancario, etc., todos los cuales suman más de 33 billones de dolares, la economía creció solo 3.87 billones de dolares, o un enorme 24.11% desde principios de 2009″

Una cantidad importante sin duda, pero birriosa sin se compara con lo que ha crecido la renta variable. La tasa de retorno (ROI) obtenida en  la economía real por la inversión que ha hecho la Reserva Federal de Estados Unidos, supone que por cada 8,53  dolares invertidos por la FED para sacarnos de la crisis económica, el crecimiento real ha sido de un 1 dolar. Si para ganar un dolar tengo que invertir ocho, me estoy haciendo claramente “trampas en el solitario”.

Pero el tercer gráfico, el que esta abajo empezando por la izquierda, es todavía mas sorprendente. Para que el mercado de acciones crezca un 164 por 100, la FED ha tenido que incrementar su balance un 197 por 100. ¿Estamos rescatando a los ciudadanos o a las grandes corporaciones? ¿O no hay mas remedio que hacerlo así porque todo va en un pack?

El indice americano ha crecido un 107 por 100 desde 2007, 4 veces mas que el PIB americano y tres veces mas que los beneficios de las empresas durante el mismo periodo. Los mercados financieros gracias a los bancos centrales están en máximos históricos, pero la mayoría de los ciudadanos no tienen intereses en los mercados financieros. Todos los estímulos de los banqueros centrales han sido incapaces de resucitar la economía real, que va por un lado, mientras la economía financiera va por otro camino,

Dice Lance Roberts que, en algún momento convergerán: Apuesto que esa convergencia se producirá, pero no va a ser ni mucho menos placentera”, dice. La pregunta del millón es si podemos aguantar otros diez años así, descargando todo el soporte de la crisis financiera en las clases medias sin que aparezcan populismos que amenacen nuestra convivencia y nuestras libertades.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes