ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Una de piratas por Oti Marchante

Muy en contra de “Puro Vicio”

Oti Marchante el

 

Y aquí se puede ver toda la gracia de esta película

Como se podía prever, el estreno de “puro vicio”, la película de Paul Thomas Anderson en la que pretende apresar el humo de Thomas Pynchon, volvería a colocar esa raya entre los que sí y los que no… Normal, pues es una película que no toca ni suelo ni cielo, sin pies ni cabeza visibles, a no ser que te empeñes en dibujarle tú mismo dos piececitos y el boceto de una cabeza mediante un hercúleo esfuerzo de escritura que justifique las dos horas y media de profundo tedio que la película te arroja encima. Enlazo con la crítica que yo he publicado en el ABC, y que no sirve en absoluto ni para dibujarle pies y cabeza a “Puro vicio” ni como argumento que contraponer a las sonoras loas que he leído en otros sitios: no tengo nada que oponer a la sensación que han tenido algunos críticos de encontrarse ante la obra perfecta (conozco esa sensación, pues la tengo algunos días, no tantos, con mis hijos, o con el mueble de Ikea que a duras penas conseguí poner de pie sin que me sobrara ninguna pieza)…, pufff, me enredo, como Pynchon, o como Anderson…

INTERRUMPO CON EL ENLACE DE LA CRÍTICA DE “PURO VICIO

Y sólo una crujiente discrepancia para los que han usado el célebre hilo suelto del chófer de “El sueño eterno” para justificar el lío infumable (bueno, justo infumable no es la palabra, sino más bien lo contrario, el lío fumeta) de la obra en cuestión. ¡Por favor!… Chandler no necesita aparentar profundidad: es profundo a su pesar… Nada en esta película contiene ni un gramo de la eternidad de aquel sueño. Y comparar al detective que interpreta Phoenix, no ya con Marlowe, sino incluso con “El Nota” de los Coen, es virutilla con la que llenar el folio. No diré yo que “Puro vicio” es un chasco (que para mí sí lo es), pero sí me atrevo a decir que es un ladrillazo. Id, id a verla, y habladme luego del sueño eterno que os ha producido.

Casi todas las películas que se han estrenado este fin de semana me gustan más que ésta, incluso ese levísimo romance que se montan en un rato Andy García y la estupenda Vera Farmiga en “Enamorarse”, película que lucha a brazo partido contra (o con) lo cursi y que tiene algunos momentos de lucidez romántica y de cosas peores. Y por supuesto la otra romántica, a lo francés, titulada “2 otoños, 3 inviernos”, muy particular y sugerente.

Aunque solo sea por ver a Kurylenko, mere la pena esta conspiración

Y resalto lo entretenido de “la conspiración de noviembre” y el punto de vista de “Mis hijos”, y la chispa de Rebecca Hall en el petit Frears de “Doble o nada”.

 

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes