ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Una de piratas por Oti Marchante

Lizzani y Chèreau

Oti Marchante el

Ese siniestro cartero que es la muerte también suele llamar dos veces a la puerta del cine: un día cayó un director italiano, Carlo Lizzani, y al rato, toc, toc, le llega la carta al francés Patrice Chèreau. Bueno, con Lizzani he tenido poco trato pero siempre fue una presencia muy activa dentro del cine italiano y en su manga más vistosa del Festival de Venecia, y el neorrealismo también nació con él. Y en Patrice Chèreau nunca encontré más cosa que un alambre en el que sentirme incómodo, inseguro y desequilibrado; ya sé que a algunos les gusta que el cine los lleve ahí, pero creo que ya he dicho en más de una ocasión que a mí, NO. En cambio puedo agradecerle a Chèreau alguna que otra discusión levantisca y surrealista con Ángel Fernández Santos, que sí se encontraba cómodo en su cine, tal vez por ese pasado teatral que ambos exhibían con cierto orgullo (¿?). Nunca logré estar más cerca de a mil millas de ninguna de sus películas, ni de “La Reina Margot”, que me saca de mis casillas, ni de “Intimacy”, en la que aún consigo vislumbrar algo allá a lo lejos, o de “Mon frère”, que me parece literalmente un espanto de mal gusto, pura pornografía emocional… Si me inmiscuí algo más en esa de “Los que me quieren vendrán en tren”. No es preciso que aclare que todas estas impresiones mías no me parecen mejores que las que tenía mi amigo Ángel, que menudo era él, además, para defenderlas con su voz tonante: “¡Ignoranteee!”… Pero son las impresiones que tengo, y si no os gustan, pues improvisamos otras.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes