ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Una de piratas por Oti Marchante

Al De Niro setentón

Oti Marchante el

Ya sé que, llegados a ciertas edades, es una ordinariez andar recordando los cumpleaños, pero, a falta de mejor cosa que decir le diré felicidades a Robert De Niro, que cumple setenta, una edad en la que ya puede uno beberse los whiskys sin necesidad de mirarles la etiqueta. Y no tengo mejor cosa que decir porque huyo miserablemente de hablar de los estrenos de cine, incluso de las películas que he visto, como ésa de “Paraíso: Amor”, del austríaco Ulrich Seidl, el hombre sin corazón, que hace cine sólo para que te enteres de la cantidad de inmundicia que esconden bajo la alfombra de su cerebro los de tu especie. De todos modos, y como irán estrenando su trilogía optimista por píldoras, lo más probable es que la próxima semana haga de tripas corazón (qué querrá decir esa frase hecha tan rara ¿?) y me lance a ella junto a “Paraíso: Fe”… En fin, que lo que venía a decir es que Robert De Niro tiene setenta años que es a lo que aspiramos todos los que tenemos menos, y que ha llegado a esa edad sin que su jeta pierda toda la capacidad de furia que ya tenía hace cuarenta (películas o años, es igual). Mira que se ha enredado, el tío, en malas películas, pero De Niro es De Niro y al final sólo nos acordamos de las buenas, o más aún, de las muy buenas, que siguen siendo muchas. Aunque uno se sepa al dedillo sus “tics”, luego viene con ellos a una película que lo merezca dentro y esos “tics” se convierten en algo absolutamente nuevo, inesperado, recién inventado. Supongo que alguien más habrá dicho ya eso de que De Niro, en cualquier película, aunque sea comedia, provoca con su presencia el ruido inquietante y amenazante de un avispero, y es un ruido propio, no del personaje. De Niro tiene un avispero dentro, eso es.

¿A que se le puede escuchar el avispero?
Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes