ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Ciencia y Tecnología por José Manuel Nieves

¿Son éstas las nubes más raras del mundo?

José Manuel Nieves el

Nadie sabe cuál es la causa de que se formen estas extrañas y larguísimas nubes tubulares que de vez en cuando aparecen en el cielo de determinados lugares del mundo, a unos dos kilómetros de altura. Formaciones parecidas a la que muestra la imagen han sido vistas ya en otros lugares del planeta, pero nunca como en la pequeña localidad de Burketown, en Queensland (Australia), donde aparecen puntualmente cada año, por primavera.

Y la verdad es que, aparte del espectáculo visual que representan, estas extrañas nubes, y las fuertes corrientes de aire que las rodean (se mueven a velocidades que superan los 60 kilómetros por hora), son capaces de causar serios problemas, con sus turbulencias, a cualquier avión que pase cerca o a través de ellas.

Las que aparecen en la imagen, capturadas por la cámaraa del fotógrafo Mick Petroff desde una avioneta, tienen casi mil kilómetros de longitud y fueron realizadas en el australiano Golfo de Carpentaria.

Estas extrañas nubes pueden formarse en las proximidades de grandes frentes de aire frío. De alguna manera aún poco conocida, el aire empieza entonces a circular a través del eje horizontal del frente, dando a las nubes que se forman esa rara y única configuración. Suelen formarse en grupos, aunque sus miembros jamás se juntan, sino que avanzan de forma parecida a como lo hacen las olas del mar.

El fenómeno es tan curioso que en Burketown, un pueblo que apenas tiene unos doscientos habitantes, estas nubes, conocidas como “Morning Glory”, atraen cada año a un reducido (pero en aumento) grupo de turistas aéreos y de pilotos ávidos por “surfear” entre ellas.

El vídeo bajo estas líneas fue realizado por unos turistas en Punta del Este (Uruguay), que se quedaron realmente sorprendidos al comprobar lo que estaba sucediendo por encima de sus cabezas.

Ciencia
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes