ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Salsa de chiles por Carlos Maribona

Otoño en La Broche

Carlos Maribona el

 



Como ocurrió con el menú de verano, Sergi Arola nos convocó ayer en LA BROCHE a dos gastrónomos ilustres y a quien esto firma para probar su nuevo menú de otoño, recién incorporado al restaurante. Menú interesante, de sabores potentes, que confirma que cuando Arola se emplea a fondo y no se dispersa es uno de los mejores cocineros españoles.


Cena en la mesa de la cocina, conversación agradable (naturalmente sobre cocina, cocineros y restaurantes) y vinos de categoría aportados por mis compañeros de mesa. Un champán SALON blanc de blanc 1996, seguido de dos Burdeos: un St Emilion CROIX DE LABRIE 2000, y un  Pauillac PICHON-LONGUEVILLE COMTESSE DE LALANDE 2003. Demasiado jóvenes ambos, pero excelentes y con un potencial enorme. Para los postres, un riesling KONIGSBACHER 2002 IDIG.


Menú como digo muy potente, de sabores puramente otoñales, que se abre con tres pequeñas tapas: una copa de almendras saladas con tandori masala, sin mayor interés; un lomo de merluza en salazón y escabeche suave, agradable; y el tradicional bocata de calamares, un clásico.


Sigue un asadillo de berenjena, amanita cesárea y helado de crema agria (la berenjena está bien, pero se come todos los demás sabores y el helado no aporta nada aunque está muy bueno); una royal de gigot de cordero, berros y queso Payoyo de Cádiz (excelente); sardinas ‘a fuego’ con olivada y escarola salteada (también excelente); crema de patata con pescado y marisco (a modo de suquet, estéticamente muy bonito y agradable sin más).


En el segundo bloque, lentejas pardinas guisadas con panceta ibérica y sepioneta (muy bien); paloma torcaz rellena de gamba roja y foie con cremoso de maíz (muy buen mar y montaña, sólo estropeado por una presencia excesiva de vainilla); y guiso de ternera estofada al minuto con setas de temporada (otro gran guiso).


Como prepostre, un parfait de helado de membrillo con virutas de queso curado (estupendo). Y luego, nieve de frutos rojos con lichies y flores de otoño (lo más decepcionante, un postre totalmente plano de sabor); bizcocho de miel y almendras amargas (muy bueno); y crujiente de caramelo, galleta y chocolate (bastante bien).


En resumen, otro buen menú que, con el de verano, devuelve a La Broche a sus mejores momentos.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes