ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Entre barreras por Ángel González Abad

El gafe inmisericorde

Ángel González Abad el

Y creíamos que el gafe de La Misericordia había sido espantado por la rotundidad del triunfo del rejoneador Diego Ventura en el final de la Feria. Estábamos muy equivocados. Efectivamente el caballero lo espantó, pero el gafe volvió una semana después.

Para final de temporada quedaba todavía una sorpresa, el pasado domingo una novillada infumable de Pilar Martínez, que no es otra que la esposa de Julio Aparicio. Imposible de justificar, hasta nueve astados saltaron al ruedo y podían haberlo hecho otros tantos, pues en nada mejoraba la situación el desfile de sobreros. Al contrario. Todo por el suelo, como un resumen de lo sucedido en el coso zaragozano en un año para olvidar.

Y olvidado queda, y ojalá se olvide también de los aires zaragozanos ese gafe que ha puesto la patita sobre el albero misericorde y no ha dejado títere con cabeza.

A partir de ahora se impone un trabajo serio para intentar que todo lo malo sucedido esta temporada, que ya es historia, no vuelva a suceder. Hace falta una planificación minuciosa. La empresa no puede jugar otra vez a ofrecer el mismo menú, porque el que lleva años sirviendo ya ha producido demasiadas indigestiones.

Es el momento de empujar todos en la misma dirección, todos menos el gafe -¡Por Dios, que alguien contrate a algún brujo del Africa profunda, que se lo lleven aunque sea con magia negra!- Es la hora de pensar y repensar en nuevas fórmulas, y no me estoy refiriendo a la reducción de festejos. Zaragoza no se merece otra vez una programación como por compromiso para el primer ciclo, ni esa corrida concurso limpieza de corrales, ni una serie de novilladas con los carteles de mayo ya cerrados en febrero. Eso, está demostrado, no le interesa a nadie. Y al que menos al empresario, que al fin y al cabo se juega su dinero. Habrá que ensayar, con el riesgo que eso significa y más en unos momento de crisis económica, pero lo que está claro es que de seguir por el mismo camino vamos hacia la nada.

Y en esta tarea debemos involucrarnos todos. Es el momento de tender la mano. La empresa Taurodelta en primer lugar, la Diputación, que debe dejar de ser un mero espectador y poner toda la carne en el asador para que la plaza sea un auténtico centro socioecultural de Zaragoza y de todo Aragón; los medios de comunicación, los aficionados, el Gobierno autónomo como responsable administrativo del espectáculo… Todos, es ahora o nunca. Todos… menos el gafe.

Toros
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes