ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Entre barreras por Ángel González Abad

Los pantalones del valor

Rosario Pérez el

El título no es mío. Es de Antonio Díaz-Cañabate, cuatro palabras que condensan una tarde, una carrera en la que sintió el fuego de carnívoros cuchillos. Un mapa de cornadas, con más trayectorias y recovecos que cualquier guía michelín, estaba herrado en la piel épica de Diego Puerta. Pero Puerta no era solo casta y valor: esta figura de Sevilla aunaba torería, genio y arte.

De todo ello disfrutó la afición que tuvo la suerte de verlo en la Corrida de la Prensa de 1965 en Madrid.  Cuenta El Caña que sus chicuelinas se parecían a las de otros como un huevo a una castaña: «Las transforma en adorno, en esencia dramática».

Me contaba el maestro Santiago Martín «El Viti» recuerdos de otrora y asegura que a Diego Puerta «le valían todos los toros». Ha sido muy admirado, pero tal vez no reconocido los suficiente. Ahí queda el olvido, como dice indignado Paco Camino, de no otorgarle la Medalla de Bellas Artes, «porque se la merecía más que ninguno». No le importaba a Puerta, que no quería más premios que sus hijos y sus nietos.

Faenas monumentales dejó en todos los ruedos del orbe taurino. La famosa de los pantalones sucedió en Las Ventas: el toro lo prendió en un lance y le destrozó la taleguilla. Se enfundó los de un arenero y estuvo «escalofriante». Diego Puerta hizo temblar de emoción. Aquellos pantalones del valor metían miedo.

Toreros
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes