ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs El talón de América por Carmen de Carlos

“Sueños compartidos”, la pesadilla de Hebe continúa

Carmen de Carlos el


Ser vieja no es sinónimo de buena. Ser madre de dos desaparecidos no te hace mejor ni peor persona. Aprovecharte de ambas circunstancias para esquivar la citación de un juez no dice mucho a tu favor. Tampoco proclamar que nada tienes que decirle al juez cuando de “Sueños compartidos”, la asociación que presides, desaparecen más de doscientos millones de fondos públicos que hoy equivalen a mil.  Mucho peor es preferir que te llamen loca, blindarte con los “korruptos” y  hacerte la despistada para intentar no declarar.

Ese dinero -que era del Estado- nunca llegó a su destino: transformarse en casas. Con 200 millones se tenían que haber construido 2.000 viviendas que habrían podido ocupar familias de cinco miembros. En total, techo para 10.000 argentinos. Esa “plata” se fue por el desagüe de la mezquindad y arrastró más miseria, más pobres que hoy pasan frío en la calle, la misma que tomaron diputados, ex ministros, políticos, en su mayoría imputados, procesados y hasta condenados por, en definitiva, delitos comunes: Robar. Se citaron para violar la ley, para amedrantar e impedir que la persona que presidía la organización que estafó al pueblo hablé, se defienda o calle frente a un magistrado.

La historia se escribe con lágrimas y el llanto es desconsuelo cuando lo noble se hace delito. Usar a tus muertos para estar al margen de la ley te define. Identificar la ignominia ambiciosa de la política y el latrocinio con la tragedia de las víctimas del terrorismo de Estado no es delito. Quizás, debería serlo.

Política
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes