E. Estivill: «La gran mayoría de la población adulta española va corta de sueño»

E. Estivill: «La gran mayoría de la población adulta española va corta de sueño»

Publicado por el nov 25, 2014

Compartir

Cuando suena el despertador, siempre pienso que debería quedarme una hora más en la cama. O dos. Y que la noche anterior no hice bien perdiendo el tiempo en Internet, o acabándome el capítulo de la serie que sigo. Culpo a los horarios de la televisión española y me prometo que esa noche va a ser distinto. Pero cuando llega ese momento mágico que sigue a la cena, vuelve a pasar. Y así una vez tras otra.

Pues bien, esa sensación de somnolencia no solo se produce porque no durmamos las horas necesarias (dicen los entendidos que son 8, en el caso de los adultos, y que solo el 5% necesita dormir más y un 5% menos) . También puede ser que estemos sufriendo un trastorno del sueño (como apneas, insomnio, sonambulismo) que impide que nuestro descanso sea reparador y efectivo. O también puede ocurrir, que esa sensación de agotamiento que llega cuando suena el despertador se deba a que tenemos un problema de salud, que puede ir desde el cáncer hasta la depresión pasando por la anemia.

Eduard Estivill

Eduard Estivill

El doctor Eduard Estivill lleva dirigiendo su clínica del Sueño desde el año 1989. Este médico se especializó primero en pediatría y luego en neurofisiología y desde entonces se especializó en los trastornos que nos quitan el buen sueño. Le preguntamos por la importancia de dormir nuestras horas religiosamente y de qué puede ocurrir si no lo hacemos:

-¿Puede aparecer sensación de somnolencia aunque durmamos las horas necesarias (las supuestas y famosas ocho horas)?

Totalmente cierto. Dormir no es lo mismo que descansar. Se puede dormir seguido pero sin llegar al sueño más profundo, con lo cual, al día siguiente estaremos cansados y somnolientos y no disfrutaremos del sueño reparador. Por ejemplo, una cena inadecuada, con abundantes proteínas y alcohol, puede provocar un sueño superficial y de mala calidad.

-¿Esta somnolencia puede indicar que algún trastorno del sueño nos impide descansar?

Exactamente. Existen algunas alteraciones del sueño que hacen que se produzcan “microdespertares” y que impiden llegar al sueño profundo. Las más típicas son los ronquidos, las apneas y los movimientos de las piernas: estos se llaman mioclonus, y son sacudidas inconscientes del pie y la pierna que nos llevan a dormir superficialmente. También se producen microdespertares provocados por el acúmulo de estrés y tensión a lo largo del día.

-¿Por qué necesitamos dormir?

El sueño es un taller de reparación, restauración y memorización. Si este taller no funciona lo suficiente o no es profundo, puede ser no reparador y por esto provocar la somnolencia diurna. Se puede decir que el sueño es la función más vital que realizamos a lo largo de la vida y a la que dedicamos más tiempo. Si llegamos a los 90 años, habremos dormido unos 30 para estar 60 despiertos.

-¿Por qué unas personas necesitan dormir más que otras?

La cantidad de sueño que necesitamos depende de la edad. Un niño de nueve años, que se mueve mucho durante el día y que aprende todo el rato, necesitará 11 o 12 horas para estar bien al día siguiente. Un adolescente necesitará nueve, y un adulto, alrededor de ocho. A partir de los 60-65 años, puede que muchas personas tengan suficiente con seis horas.

-¿Se puede decir que la famosa media de ocho horas es adecuada?

El 90% de los adultos necesita ocho horas. Solo un 5% necesita seis horas, mientras que un 5% necesita nueve o más. Pero hasta los que necesitan dormir seis horas, lo hacen todos los días de la semana, todas las semanas del mes y todos los meses del año.

-¿Se puede recuperar el sueño perdido en los días de diario al llegar al fin de semana?

No, no sirve aquello de que entre semana dormimos seis horas y luego las recuperamos. El sueño no se recupera, se pierde, como el tiempo. La gran mayoría de la población adulta española va corta de sueño. Dormimos un promedio de casi una hora menos que el resto de los europeos.

-¿Qué problemas conlleva no descansar lo suficiente?

Hay problemas físicos y mentales. En el primer aspecto, se puede notar cansancio, fatiga, pesadez en el cuerpo y enrojecimiento de los ojos. En el aspecto psíquico, puede haber pérdidas de memoria, falta de concentración, lentitud de reflejos, irritabilidad e inestabilidad emocional, por ejemplo.

Compartir

ABC.es

De bacterias y batallas © DIARIO ABC, S.L. 2014

Un blog de ciencia para darle vueltas a las noticias más importantes y además recoger curiosidades y entrevistas con científicos. De vez en cuando, me gusta hablar de historia, otra de las cosas que me apasiona junto a las bacterias, las estrellas y las galaxias. Más sobre «De bacterias y batallas»

Categorías
Etiquetas
noviembre 2014
L M X J V S D
« oct   dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930