ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Quedamos en Zoco por María José Muñoz

Libros y cadenas

Libros y cadenas
María José Muñoz el

En estos tiempos que corren en que internet y las redes sociales han acaparado en gran parte el papel del libro tradicional (que ya hay que llamarlo así porque existen los electrónicos o eBooks y hasta los adolescentes hablan de formato tradicional como rara avis) es buena idea encadenarse a los libros, o al menos formar una cadena para mantenerlo a salvo de los peligros que lo acechan y que amenazan con reducirlo a mero objeto de museo. Eso es lo que va a hacer este mes de septiembre la Librería Hojablanca de Toledo, una cadena lectora, que de esa forma rememora los 14 años del traslado de su primer local desde la calle Santa Fe a la de Martín Gamero, ambas en el casco histórico toledano. Además, este 2014 la famosa librería celebra su cuarto de siglo de vida y qué mejor momento para unir estas dos celebraciones que culminarán el 22 de diciembre con el 25 cumpleaños de la “firma” Hojablanca, tan íntimamente unida a la vida cultural de la ciudad.

Fue un acontecimiento sorprendente y emocionante, aquella cadena humana que se formó el 22 de agosto de 2000 y en la que participaron cientos de toledanos para ir pasándose de mano en mano el libro «La Historia de Toledo», de Martín Gamero, al son de la música de un grupo de violines. La cadena de este verano arranca desde la propia librería a la Plaza del Ayuntamiento, donde se celebra el festival poético Voix Vives. Cada eslabón de la cadena, cada lector, llevará un libro y todos, al unísono, leerán la parte que deseen, uniendo sus voces en un sonoro homenaje al libro. «Hace catorce años ni nosotros mismos nos esperábamos la de gente que quiso formar parte de la cadena, en pleno mes de agosto; fuimos pasando el libro de mano en mano, por toda la calle Comercio, y la persona que lo puso en las estanterías vacías fue el dramaturgo Antonio Ballesteros», cuenta la librera Petri Díaz-Ropero, propietaria de un local que en 1989 fue bautizado con el nombre de «Fuenteovejuna» y que ahora, sobrepasada con creces la mayoría de edad, todos conocen como «Hojablanca», ese papel inmaculado por donde acecha la imaginación.

Otros temas
Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes