ABC
| Registro
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABC
Blogs Toca españar por Manuel Erice

Las ‘fotocopias’ de Bárcenas vía Trías

Las ‘fotocopias’ de Bárcenas vía Trías
Manuel Erice el

Muchas veces la realidad imita a la ficción, pero otras sirve para desmitificarla. Por encima de lo que pueda ocurrir con los vericuetos judiciales del llamado caso Bárcenas y sin descartar que los “papeles” reales y aún no conocidos del ex tesorero del PP puedan coincidir en gran parte con los publicados por “El País”, la exclusiva firmada por Mayte Alcaraz sobre cómo el abogado Jorge Trías filtró las fotocopias de los presuntos papeles de Bárcenas arroja algunas certezas: Trías lo hizo solo y con una intencionalidad más de exaltación del ego propio que de la venganza contra lo ajeno; eso me lleva a la segunda conclusión, y es que la improvisación y desorden con que lo hizo demuestra que más que una conspiración organizada, se trata de una forma de adquirir protagonismo por un “lo que pudo haber sido y no fue” desde el punto de vista político, y, por útimo, que, al margen de otras fuentes aún desconocidas aunque posibles, en el caso concreto de los presuntos sobresueldos en el PP, el origen de las informaciones aparenta ser más bien pobre si hablamos de pruebas o de constataciones, hasta el punto de que cuando se publicó la información referida a los sobres, el propio Trías se confiesa sorprendido de que un escrito de su puño y letra se convirtiera inopinadamente en titular a toda plana, como relata en el texto que desvela ABC.

Pero ahí otro dato muy llamativo que se desprende de la “novela” de Trías, y es la intencionalidad de Bárcenas, el auténtico (anti)héroe de esta trama. Como cuenta el abogado sobre los papeles que le había enseñado, “había sacado algunas fotocopias (que después guardó en la caja fuerte), pues en cierta ocasión estuvo tentado (Bárcenas) de darlos a los medios de comunicación de forma mutilada, quitando o borrando a aquellos amigos que no quería que saliesen. Debió de ser en 2010, unos meses antes de que su mujer (de Bárcenas) fuese desimputada y en momentos de angustia vital”. Este es el punto que permite pensar que las fotocopias publicadas pueden responder perfectamente a un montaje total o parcial, o, sencillamente, a un corta y pega en función de las veleidades que el propio Trías confiesa que motivaban a Bárcenas.

El relato no acaba aquí, porque seguimos con la serie. Sin embargo, sí llama la atención el estilo novelesco con el que el abogado ha actuado en todo este episodio, algo como mínimo llamativo teniendo en cuenta la gravedad de los hechos de los que se habla, como lo demuestra su repercusión política, mediática y judicial. ¿No midió Trías este extremo o es que se decantó por dar rienda suelta a una película en la que pretendía ser el protagonista estelar? Sigamos atentos a la pantalla

Política

Tags

Si quieres ponerte en contacto conmigo:

Entradas más recientes